miércoles, 24 de julio de 2013

«No dejamos espacios de libertad, paciencia, para que las personas den todo lo que llevan dentro» (Continua sensación de siembra, Etengabe ereiten jarduteko sentsazioa)



Nuestro tema hoy tiene el nombre de continua sensación de siembra, etengabe ereiten jarduteko sentsazioa. Es el elemento 10 del Nuevo Estilo de Relaciones (NER) que vivimos y compartimos, de puertas adentro cada día y de puertas afuera, en ocasiones como esta página, por ejemplo. De puertas afuera de los proyectos NER, tratamos de este tema de siembra en el contexto del cambio organizativo, que promueve este Nuevo Estilo de Relaciones, a partir de la cultura imperante habituada a la cosecha continua.

El elemento anterior en el esquema del NER es la perspectiva de futuro, etorkizuneko perspektiba, que nos habitúa a pensar en el largo plazo. Ahora la siembra nos lleva a estar en el presente con este enfoque al futuro, lo que empieza por poner en primer plano las semillas, antes que la cosecha inmediata. Son dos aspectos unidos entre sí y, como todo en el NER, basados en las personas:

«Todo lo que hagamos tiene que ser también una inversión para el futuro. Por eso hay que sustituir, en nuestra cultura, el concepto de “gasto” por el concepto de “inversión”. De esta forma, todo lo que decidamos hacer deberemos pensarlo como si fuera una semilla que fructificará a los tres, cinco o diez años. La inversión es un “gasto” pensado con efectos de futuro. Con esa misma idea debemos considerar los aspectos organizativos. Todo movimiento, toda acción, deben realizarse si son buenos para el futuro. Las relaciones no nos interesan sólo por el “aquí te pillo, aquí te mato”, sino como un paso más que afiance el porvenir del proyecto. Esta manera de actuar nos aleja del parcheo a la vez que nos hace pensar en que muchas de las decisiones y maneras de hacer son válidas sólo para salvar la cosecha del día, pero no para que la tierra sea eficiente y fértil para las cosechas futuras. […]

»Cuando estamos cosechando permanentemente, quiere decir que estamos forzando la tierra, estamos maltratando la tierra, estamos pisando demasiado la tierra, no dejamos respirar la tierra, acabamos contaminándola y vamos matándola poco a poco.

»Es muy importante pensar con visión de futuro, siendo conscientes de que la naturaleza tendrá un papel decisivo en el éxito de la cosecha. Pero, a igualdad de condiciones naturales, a igualdad de mercado, de producto, de competencia, de imprevistos, es un hecho que algunos triunfan más que otros.

»Si comparto la siembra, es decir, si hemos trabajado y preparado juntos la tierra para la campaña, si hemos analizado qué, cómo y cuándo sembrar, si hemos previsto qué queremos o podemos obtener de esa semilla, si, entre todos, hemos hecho un seguimiento cuidadoso de la evolución, está claro que será más fácil analizar y sacar conclusiones de qué ha pasado y aprender para mejorar en el año siguiente.

»Si visualizamos qué futuro queremos para nuestra organización y éste es compartido, las posibilidades de encontrarnos con él aumentan considerablemente.»













No hay comentarios:

Publicar un comentario