miércoles, 4 de septiembre de 2013

«Lleva treinta años transformando radicalmente la empresa. Es consciente de que su enfoque es aún para minorías» (Un Nuevo Estilo de Relaciones, Harreman-Estilo Berri Bat)

Nuevo se describe desde su nombre el Nuevo Estilo de Relaciones, lo que define su novedad y también el cambio que supone con respecto a la realidad existente de las relaciones humanas organizativas. Dice su autor Koldo Saratxaga:

«A veces pienso que esta sola frase: “un nuevo estilo de relaciones” es suficiente para expresar todo lo que siento sobre la necesidad del cambio urgente y que quien lo comprenda dará el gran salto y quien no, se quedará con sus formas y, permitidme que sea crudo, con sus temores y desconfianzas y, casi seguramente, con el fracaso de cara al futuro.»

Se trata de una propuesta de sentido común a la vez que hecha como a propósito para que a Koldo le motejen de Quijote: «es mi Quijote empresarial favorito», refiere Juan Carlos Cubeiro.

Que es de sentido común y a la vez un reto inalcanzable puede parecérnoslo si pensamos en la organización de la que se dotan la mayoría de las personas hoy en día cuando se agrupan con fines empresariales, religiosos, académicos, etc. Vemos las organizaciones se sustentan en su mayor parte sobre el poder, sobre la fuerza y la autoridad del poder. Bajo la quietud de un aparente control por parte de dicha autoridad, de una aparente disciplina resultante del ordeno y mando, y hasta del silencio de voces críticas o discordantes de alcance, se desarrollan incesantes tensiones por el poder, un continuo tour de force que en su versión extrema es incluso físico, como pone de manifiesto la guerra, presente en muchos países de nuestro planeta.

¡Parece imposible cambiar esto que existe desde que el mundo es mundo! Puro quijotismo siquiera pensar en ello. Pero ¿y si lo asumimos uno más uno más uno, etc., tal como nos plantean las anteriores palabras de Koldo? ¿Y si cambiamos nuestra organización y los de al lado la suya y así sucesivamente? No olvidemos los avances que ya se están produciendo en esta dirección tipo «mancha de aceite»; un ejemplo es ner group, donde puedes conocer a varios proyectos que han hecho realidad este cambio, gracias a todas sus personas, que de quijotes han pasado a nuevos empresarios y empresarias de esta nueva era del conocimiento.



Hoy, miércoles 4 de septiembre, es nuestro segundo día del curso y comenzamos una nueva exposición del Nuevo Estilo de Relaciones, donde el punto de partida es su nombre. Lo hacemos como de costumbre, desde la modestia de esta web en su planteamiento y alcance, y desde la ilusión con la que emprendemos cada día en el que encontramos la oportunidad de aportar a un proyecto común.

Como otra muestra de presunto quijotismo, que a la vez contextualiza el alcance de este compartir aquí el NER, sirve recordar que hace un tiempo, el curso pasado, comentaba Koldo Saratxaga que los promotores del Nuevo Estilo de Relaciones K2K emocionando no son conocidos fuera del País Vasco. También con relación a ner group lo ha afirmado en alguna ocasión su presidente Jabi Salcedo, diciendo que no son muy conocidos fuera de Euskadi y dentro podrían serlo más.

Si buscamos en Internet el nombre Nuevo Estilo de Relaciones, unido o no al nombre de su creador, Saratxaga, esta web —el Gaur egun de K2K emocionando, que se dedica específicamente a compartir el NER por voluntad de todo el equipo K2K— es frecuente que aparezca, como pronto, hacia la tercera página de resultados, es decir, la página a la que solo llegan los profesionales de Internet y nunca los usuarios, al decir de las estadísticas. Antes se verán páginas de algunas librerías que venden el libro de Koldo, Un nuevo estilo de relaciones (Para el cambio organizacional pendiente), algún post de algún blog que lo reseñó, algún otro post en algún blog dedicado a temas de gestión, incluso algún post del blog precursor de este, Liderar Innovando, donde ya obviamente no queda nada del NER pues todos sus contenidos han venido a unificarse aquí...

Con algunas variantes, el panorama descrito es el acostumbrado y el que os puede dar y nos da a nosotros la medida de la modesta aportación que esta web realiza. Si pensamos en que son cinco años aportando desde aquí, desde el Gaur egun de K2K emocionando, cinco años sumando, está claro nuestro compromiso con las minorías, con la diversidad y, por lo tanto, nuestra desafección de cualquier astilla de poder y de candelero. Podrás intuir que —llueva, truene o relampaguee— el NER y las personas son el para qué del Gaur egun.

Lo anterior es un efecto colateral del NER y una vivencia real al abrigo de sus valores. Sirve como post y también como introducción y presentación propias de un comienzo de curso. Sin embargo, podrías alegar que a ver si seguíamos igual si el NER se convirtiera en éxito masivo digital. Esta posibilidad es muy lejana, hoy por hoy, ya que el NER es suficientemente molesto para poderes de todas las tallas como para que nos pongan piedras y piedrecitas aquí y allá en el camino, en cualquier espacio donde sembremos. Lo reflejaba así Koldo Aldai, tras una conversación con Koldo:

«Lleva treinta años transformando radicalmente la empresa. Es consciente de que su enfoque es aún para minorías: “Muchos me empujan y empujan para que me vaya fuera...” Pocos aceptan en la empresa su envite: “No jerarquía, compartir, transparencia, beneficios para todos...” Va contracorriente, pero no le importa. Disfruta sembrando y sabe que su cosecha es a largo plazo. Afirma que sólo un 2% de las organizaciones (empresas) han cambiado su modelo de una manera clara y no ficticia.»

(Koldo Aldai, «Entrevista a Koldo Saratxaga: “El líder tiene que saber escuchar y mirar a los ojos”», Fundación Ananta)



Como ves, volvemos así al comienzo de la página, al panorama que se ofrece para una innovación con el alcance de un nuevo estilo de relaciones entre las personas, realizado desde el compartir en lugar de desde el poder de unas sobre otras otras.

En el siguiente post, continuamos compartiendo cómo propone hacerlo el Nuevo Estilo de Relaciones (NER). ¡Hasta el viernes!













No hay comentarios:

Publicar un comentario