martes, 14 de enero de 2014

Conocimiento del tiempo (Continua sensación de siembra, Etengabe ereiten jarduteko sentsazioa)


Hablar de siembra como labor agrícola y de huerta va dejando de sonar lejano para quienes vivimos en ciudades, es decir, para la mayoría de las personas. Cada vez se extienden más noticias de huertos urbanos, tienen mayor demanda los alimentos que lucen la etiqueta de «ecológicos», más y más iniciativas y normativas nos sensibilizan hacia la sostenibilidad en pro del respeto y cuidado del medio ambiente y del uso eficiente de los recursos naturales, etc.

Si nos paramos a pensar con las simples luces del sentido común, veremos que la siembra aporta la conciencia del factor tiempo y de su acción independiente de nosotros; por ejemplo, con preguntas como esta tan sencilla en el libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente: «¿Tú siembras hoy y recoges mañana? ¡Claro que no! Pues en las organizaciones empresariales y con las personas es lo mismo».

El Nuevo Estilo de Relaciones, el NER, con esta propuesta de continua sensación de siembra que es uno de sus elementos, invita a ser eficientes en el uso del recurso tiempo, tanto en la respuesta cotidiana a lo urgente ―tal como desean personas y empresas que viven pendientes del reloj y el calendario de plazos― como en confiar en su energía para el largo plazo.

La siembra aporta esta relación de conocimiento con el tiempo por la que saber responder también esperando, cultivando con paciencia y constancia semillas que sabemos son buenas y solo dan el fruto si nosotros les damos tiempo. Facilita ser ecuánimes a la hora de tomar decisiones, sin sacrificar oportunidades por ceder a la presión de una coyuntura pasajera.

En Experiencias ner 2012, Satur Ormazabal, coordinador de Panelfisa, narra una experiencia de siembra, asociada a un conflicto que se produjo en una ocasión. La reproducimos seguidamente.


Conflicto

“Debemos negarnos a dejarnos llevar por la corriente.”
Gandhi

«Estábamos terminando el año 2011 con el IH-2012 (Ideiak eta Helburuak / Ideas y Objetivos - 2012) preparado y con una expectativa clara de beneficios. Por esto, había motivos de sobra para que nos sintiéramos satisfechos Y también porque, después de dos años apretándonos el cinturón, en el mismo año del cambio nos habíamos subido el IPC, se iban actualizar en enero unos cuantos salarios por la aplicación parcial del equilibrio salarial y el reparto a todos del 20% del resultado del proyecto iba a suponer media paga extra más.

»Sin embargo, a veces la necesidad nos lleva a olvidarnos de la importancia que tiene la siembra y a querer recoger la cosecha antes de tiempo, con todo lo que ello conlleva. En el caso del mencionado reparto del 20%, este se realiza en función del salario, ya que se trata de un ajuste del mismo a final de año, pero algunas personas plantearon que la subida fuera lineal en lugar de proporcional. Entre que se trataba del primer reparto y que beneficiaba a muchas personas, fue creciendo la bola y hasta se plantearon medidas de presión ligadas a la asistencia a la citada asamblea de diciembre. Se vivieron momentos de mucha tensión y, en cierta manera, difíciles de comprender, teniendo en cuenta la dinámica que habíamos llevado durante todo el año 2011, si bien es la manera de actuar que tenemos a veces las personas, sin pensar en el medio plazo ni en el proyecto común. Un reflejo de que este estilo es un cambio cultural que requiere su tiempo.

»Por todo esto, el comienzo de la asamblea de diciembre se desarrolló con tensión y aquí tenemos que agradecer la intervención de Peio, donde recordó la importancia de la coherencia en la aplicación de los principios que se votaron inicialmente para no modificarlos en función de lo que viniera mejor en cada momento. También nos recordó Peio la importancia de la siembra y de estar unidos ante una de las crisis más duras y difíciles de la historia. Después de esta acertada intervención, la asamblea se desarrolló con normalidad y con aplausos en la exposición que los líderes hicieron del IH-2012. Realmente había mucho que celebrar y aplaudir y se corroboró disfrutando de una comida posterior. Viendo aquel momento con distancia, creo que fue muy importante que surgiera el conflicto porque permitió aclarar y fijar determinados principios y conceptos que nos han servido de mucho hasta la fecha. Nos sirvió para que fuéramos más conscientes del proyecto que teníamos entre manos. Fue un momento crítico que Peio supo resolver y donde las personas finalmente actuaron con responsabilidad.»

Satur Ormazabal













No hay comentarios:

Publicar un comentario