martes, 4 de marzo de 2014

«Uno de los aspectos que favorecía en gran medida el giro que la organización estaba experimentando era el tiempo destinado a transmitir y explicar los conceptos económicos»

En las redes sociales se emplea mucho la palabra «compartir», es casi inevitable porque el menú de navegación incluye por todas partes expresiones como “comparte”, “share”, “compártelo con tus amigos”, etc. Pero ¿qué te parecería, bienvenida, bienvenido visitante, si llegas a tu trabajo y tu jefe, no el encargado, sino el jefe, te dice “ven, te quiero compartir los resultados del ejercicio 2013 y me gustaría conocer tu parecer sobre las metas para 2014”. O escuchas lo que están oyendo en muchas empresas cada día por primera vez: “Nos estamos yendo a pique, así que vamos a hacer un plan de viabilidad”, y a continuación algo como “ven, que tenemos que pensar juntos para que todos sigamos en el barco”.

Te parecerá, quizá, un imposible, porque nadie hace semejante cosa, y que en caso de ocurrir, así de buenas a primeras no te encontrará preparado para interpretar y valorar tal información financiera y de gestión. Pero esto no significa que con un tiempo de preparación no puedas entender a las mil maravillas todas esas variables que allí se conjugan.

Sencillamente explicado, en esto consiste este elemento del Nuevo Estilo de Relaciones (NER). En que todas las personas de un proyecto conocen la información relacionada con su marcha económico-financiera, todas comprenden esta información y pueden extraer consecuencias prácticas para realizar el trabajo en su día a día. Si bien el equipo financiero es el más directamente responsable de obtener esta información, negociar exteriormente la financiación, etc., todos en el proyecto son los únicos protagonistas en querer dar contenido a esos números y que ofrezcan el estado deseado por todos.

Por inteligencia podemos conocer y aspirar a llevar entre todos el timón financiero del proyecto, pero además porque antes ha nacido la transparencia que abre la puerta a compartir. Transparencia que a su vez es fruto de un nuevo concepto de empresa, no del simple gesto de abrir las puertas para decir “aquí no hay nada que esconder”. Digamos que aquí en el NER no hay gestos gratuitos, ya que uno de sus motores es la eficiencia. Por eso se comparte la información con un porqué, que es para que sea útil en beneficio del proyecto y porque el proyecto es de todos.

Nuestro titular de hoy es una vivencia del libro Experiencias ner 2012 / ner bizipenak 2012, donde podrás conocer su contexto y más experiencias relacionadas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario