martes, 29 de abril de 2014

Leyendo la entrevista a Koldo Saratxaga que Euskadi+innova publica este mes de abril




Las personas somos lo más valioso del universo, de este universo donde conviven cimas de belleza y de horror y, entre ambas, la gama intermedia posible. De ese entorno, las personas somos lo más valioso, por nuestras características, por lo que hacemos, sentimos, pensamos.

También por lo que podemos ser, hacer, sentir, pensar, gracias a la energía que todos albergamos y que equivale al potencial de vivir desde situaciones inimaginadas a afrontar retos, sobrellevar adversidades, desarrollar respuestas creativas, afectivas, inteligentes...

¿En qué biblia se dice esto, qué premio Nobel lo ha sancionado en su docta obra? Habrá que responder que 22 proyectos, unidos como ner group, lo creen mediante este Nuevo Estilo de Relaciones (NER), lo creen, sienten y traducen en consecuentes realidades, como es, en el plano empresarial, el compromiso con todos los empleos, entendiendo que son personas, lo más valioso, y que la solidaridad con ellas y sus proyectos de vida, el familiar incluido, es un valor que poner en práctica para construir una nueva sociedad. Creer en las personas conduce al compromiso con ellas, tanto con las personas protagonistas y actores de los proyectos como las personas clientes y la sociedad.

Esto es una innovación radical en un mundo empresarial donde el compromiso es habitualmente con las cifras de los balances, con la cosecha, y con una sociedad donde tanto tienes tanto vales, con lo que esto supone de instrumentalizar a las personas. Con este tipo de compromiso, el éxito alcanza a unos pocos gracias a la participación de muchos, o una o unas personas tienen el poder de injerirse en la vida de otra u otras tomando decisiones o actuando con consecuencias drásticas sobre la vida de terceros y no elegidas por parte de estos.

El estilo de empresa de ner group supone un impulso para asumir que el timón de cada proyecto corresponde a sus personas, a todas, no a unas pocas que piensen y decidan por los demás. Mediante este estilo, las personas de cada proyecto llegan a asumir que son sus protagonistas, sus actores, que ellos y no otros llevarán el barco a buen puerto. Esto, visto desde fuera, es un denominador común de 22 proyectos, y desde dentro, una forma semejante de ver la vida empresarial que mueve a unir energías.

Lo siguiente a esto, desde el NER, es una propuesta de trabajo para que todas las personas tengan la posibilidad de hacerse responsables de su proyecto, libremente. Esta propuesta o forma de trabajar es en equipos autogestionados, tomando decisiones en asambleas, conociendo la información sensible al día, a la semana, al mes, al año, al más largo plazo, etc. A partir de ahí, todo queda en manos de las personas y el destino del proyecto será el resultado de sus decisiones. Esto, que se dice en una frase, es una innovación radical, como se ha dicho antes, y ocurre gracias a un estilo de relaciones que tiene entre sus metas y consecuencias el abrir la puerta a las energías de las personas, energías antes estancadas en el ordeno y mando del estilo jerárquico.

La jerarquía de mando es el más habitual concepto de orden en el mundo organizacional, el mundo donde se juntan personas para formar una unidad como comunidad empresarial, educativa, recreativa, etc. Como sabemos, vemos y experimentamos, en este estilo jerárquico, el mayor valor de las personas es el de actuar como otros prescriben, en función de objetivos que pueden abarcar desde simple voluntad de quien ostenta el poder hasta los mencionados números del balance. Las personas son así consideradas menores de edad en lo relativo a tomar decisiones, entender la vida organizativa, etc., como describe Jabi Salcedo, coordinador que preside ner group, en su libro El éxito fue la confianza, escrito con Koldo Saratxaga.

Naturalmente, en esta condición de las personas, la vida no es muy buena y hay grandes luchas de poder o, mejor dicho, por el poder, ya que a veces implican a quienes no desean tener poder pero son considerados estorbos o competidores por quienes emprenden ese camino. Un camino coloquialmente descrito como “trepar”, dada la forma piramidal de la organización jerárquica.

El NER propone que no vivamos enfrentados por el uno contra todos que supone tener un proyecto individual dentro de esa comunidad; a cambio, el NER comparte y facilita en la práctica que cooperemos entre nosotros y sumemos entre todos. Que lo hagamos comprendiendo que las demás personas formarán una campana de Gauss respecto a nuestros gustos y a cómo querríamos que actuaran, si es que somos proclives a querer cambiar a las personas o a hacernos cuentas de cómo serían las cosas para nosotros si fulanito o menganita fueran así o asá, o hicieran esto o lo otro. Es decir, que comprendamos la diversidad y la valoremos como verdadera riqueza.

¿Esto es una revolución? Según la realidad de los 22 proyectos en ner group, esto es una vía de acuerdo, de suma de voluntades alrededor de unas metas, hasta un nivel del 94% de media, el que se está dando en las decisiones tomadas en asamblea, indica Koldo Saratxaga en su reciente entrevista publicada en Euskadi+innova (en euskera y en castellano). Esto y lo demás que comparte Koldo en esta entrevista no sugiere revolución y sí una evolución y desarrollo humano y organizativo innovadores.

También dice Koldo en esta entrevista que cuando un nuevo proyecto quiere conocer el NER y sumarse a ner group se informa, entre otros medios, visitando el canal de ner group en YouTube y también el de K2K emocionando. Eso íbamos a hacer en este post, como anunciamos en el anterior, compartir ideas de una charla reciente del propio Koldo, y ha surgido esta entrevista que nos ha inspirado este post. Lo publicamos a modo de introducción tanto para la lectura de la entrevista como para ver la mencionada charla de Koldo, que abordaremos en próximo post.

¿Cómo os atrevéis a dar recetas? Piensan y nos dicen algunos a veces en las redes sociales, considerando que el NER es una receta, y añaden algo así como que está bien que recordemos que una empresa debe ganar, vender, ser eficiente, pero que no digamos cómo. Algunos otros, también de vez en cuando, se toman con gran humor que el NER puede aportar en todo proyecto donde hay personas, independientemente de la actividad que desarrollen. Sin embargo, esos comentarios ya están realizando el NER, en cierta forma, porque han encontrado dos puntos de acuerdo, en el primer caso, y otro punto donde el camino se nos ha juntado.

Quizá este post ha salido un poco largo, para lo que es nuestra costumbre, aunque apenas nos hemos inspirado en dos ideas de las que da Koldo Saratxaga en esta entrevista de Euskadi+innova. Animamos a leerla y también a releerla, porque en una sola página condensa un nutrido conjunto de ideas y vivencias que son como para rumiar, dicho gráficamente.












No hay comentarios:

Publicar un comentario