martes, 20 de mayo de 2014

Evolución y revolución


Egun on!, ¡buenos días! desde este blog dedicado al Nuevo Estilo de Relaciones (NER). Estilo o forma de vida que puedes conocer hecha realidad en los proyectos que integran ner group y siempre a través de la letra y la imagen de libros, vídeos, webs, etc. Una utopía, nos dicen algunas personas, un sueño que avanza, pero no en sueños, sino caminando en la realidad. Por lo tanto, egun on!, ¡buenos días!, hoy, un martes cualquiera para vivir como un día único.

En el post anterior hemos acogido el escrito publicado por Koldo Saratxaga más recientemente, donde hace ver a los más jóvenes algo del panorama de cambio que tienen por delante protagonizar, a no muy corto plazo. Nos sirvió para abordar el elemento 13 y final del NER, la evolución física, mental y emocional / eboluzioa fisikoa, mentala eta emozionala; como nada nos impide desdoblar el tema en dos partes, hoy continuamos en este terreno del 13 del NER.

El mencionado artículo de Koldo y la vivencia organizativa de los proyectos de ner group reflejan una realidad diferente a la que nos rodea habitualmente en el terreno organizativo, por más que las personas de ner group sean como todas las demás, no seres especiales.

¿Por qué un buen día un proyecto emprende el camino del cambio organizativo? Es un cambio en todo el sentido de la palabra, no uno de decorado ni de horario ni de otros elementos formales. El cambio con el NER supone dejar atrás unos planteamientos de base que se sienten y consideran caducos, insuficientes, y dar paso a cultivar otros que se adaptan a lo que se vislumbra como más adecuado, visto el camino recorrido y el camino por recorrer. Desde el momento en que no se trata de cambios cosméticos o superficiales, solo pueden tener recorrido si arraigan —como diría Koldo— en las tripas.

Así que nos ha resultado interesante para compartir hoy ver esta decisión de cambio organizativo como un fruto de la evolución o desarrollo de las personas y de los proyectos. Si repasamos cada una de las experiencias de cambio que se van narrando en Los Libros de K2K, vemos que todos los proyectos tienen en su trayectoria alguna inquietud humanista y creativa respecto al funcionamiento organizativo, no se conforman con la inercia y la mecánica del «todos lo hacen así», «siempre se ha hecho así».

De la misma forma que no podemos considerar un crecimiento en experiencia al hecho de dedicar tiempo y más tiempo a desempeñar la misma tarea, el mismo trabajo, tampoco podemos considerar evolución un desplazamiento físico como, por ejemplo, un nuevo local para la actividad o un cambio de organización para continuar desempeñando en otro lugar la rutina asociada a un determinado puesto. Un cambio como el de implantar la cultura del Nuevo Estilo de Relaciones es y parece una revolución —en lo que coincide la opinión de más de uno de sus protagonistas—, y es revolución por evolución, no por moda o por prurito de actualizar el decorado organizativo.

Por este camino de profundizar y dejar que echen raíces las buenas ideas, relaciones y sentimientos se llega a experiencias como la de ner group. Mira, por ejemplo, este momento compartido desde las páginas de Experiencias ner 2011. Aquí verás una idea sencilla y una situación común que en ner group se han aprovechado para construir una realidad diferente.

«Como muchas buenas ideas, esta surgió alrededor de una mesa, de unos riquísimos platos y de unas copas ya vacías: celebrábamos el fin del año 2010 con el equipo de Urtxintxa y en la sobremesa empezamos a comentar animadamente sobre la reciente creación de ner group y lo que podría significar de cara al futuro, las enormes posibilidades que nos ofrecía, y el desarrollo común que ya en esos inicios todos intuíamos.

»Uno de los aspectos que veíamos con mayor potencial era la posibilidad de profundizar en las relaciones personales y profesionales entre las personas de las diferentes organizaciones que componían ner group, lo que podía ser una plataforma magnífica para encontrar oportunidades en común, innovar, compartir experiencias, generar sinergias. En definitiva, para lograr que el resultado fuese mayor que la suma de las partes, para conseguir que dos más dos fuesen cinco, ¡o cincuenta!, en lugar de solo cuatro.

»Y ahí fue cuando alguien dijo “para eso lo mejor sería organizar una comida en verano para toda la gente de ner group… pasando un buen rato juntos, disfrutando unos de otros, ¡ahí sí que se avanza en el Nuevo Estilo de Relaciones!”.»


Así un encuentro informal desemboca en encontrar y movilizar oportunidades y relaciones. Es una forma de ir más allá y no quedarnos únicamente en un momento grato entre compañeras y compañeros de trabajo. Los ner eguna están narrados en los libros de experiencias NER y con este enlace llegas a un post de Urtxintxa donde nos cuentan el segundo, organizado en Zerain.












No hay comentarios:

Publicar un comentario