martes, 10 de junio de 2014

Comunicación, libertad, responsabilidad

Si vamos a actuar en equipo, como es la actividad del día a día con el Nuevo Estilo de Relaciones (NER), podemos por lo menos barruntar que esto incluye comunicarnos entre los miembros del equipo, de los que todos tenemos un estatus parecido, de compañeros. Esta igualdad o paridad supone una consecuente autonomía personal, equivalente a libertad de decisión y acción. Es una libertad con la que también cuenta el equipo como tal, porque en el NER los equipos son autogestionados y nadie desde fuera les resuelve la vida o se la dirige. Las libertades personal y de equipo existen en convivencia con las libertades de los demás —al igual que en cualquier lugar—, con la diferencia específica de que el lema de dicha convivencia en el NER es «proyecto común».

Tenemos una aportación que realizar, con la que cuentan las demás personas para que el proyecto funcione; es un papel único, una responsabilidad exclusiva propia, en la que somos insustituibles, como personas libres y como equipo autogestionado. Como responsabilidad nadie la reemplaza, pero en su contenido o actividad sí nos sustituirán cuando sea necesario, por baja laboral, ausencia momentánea, vacaciones, jubilación, traslado, etc. También somos responsables de que los demás conozcan nuestra ausencia y puedan contar con ese factor; que todos somos necesarios es una realidad, no una frase de adorno. Siempre somos necesarios, a la hora de un gran trabajo y cuando hay que llevar al dentista al peque de la casa, para que avisemos de que vamos a faltar del proyecto.

Gracias a una vida siempre compartiendo, comunicando, y a la filosofía de gestión empresarial que apuesta por la polivalencia de las personas, los proyectos del Nuevo Estilo de Relaciones no se quedan en la cuneta si una persona se encuentra ausente de sus responsabilidades, sea por dos horas o unas semanas, en cualquier puesto. Con el foco siempre en la eficiencia, el cliente y la sociedad, la polivalencia tiene en un proyecto NER el papel que argumenta Jabi Salcedo en su libro con Koldo Saratxaga El éxito fue la confianza. También las páginas de este libro nos han servido hoy para tomar las ideas del post.

En todo equipo en el NER hay un líder, ya que es necesario armonizar todas las aportaciones, crear una perspectiva de equipo. El líder agiliza la comunicación desde su equipo a los demás y también potencia la riqueza de su aportación, ya que dinamiza la comunicación interna que acaba revirtiendo en la aportación del equipo al conjunto del proyecto.

Crear una organización sin jerarquías se establece de un día para otro, no así el darle vida y crecer sin lo que nos separa de otros. Entender que los demás son compañeros, no inferiores ni enemigos de nuestros intereses, es un gran avance para la comunicación.












No hay comentarios:

Publicar un comentario