viernes, 11 de julio de 2014

Diversidad. Koldo Saratxaga en Ikasnabar (Primera parte de la charla)

El post anterior terminaba con el vídeo donde Koldo Saratxaga da la charla central o conferencia en el congreso de educación abierta y TIC Ikasnabar. A última hora del día se publicó en YouTube y lo compartimos enseguida.

En foros y entidades educativas, de diferente tipo y desde hace tiempo, se conoce a Koldo Saratxaga. Le vemos a gusto compartiendo sus ideas, con ilusión en cada encuentro en el que participa. Puede ser por el interés de Koldo en contribuir a la escuela que educa en valores de convivencia y relaciones, en ser personas. Su conocimiento del mundo empresarial le permite ver lo común de determinadas lagunas en personas y organizaciones, de una forma detallada como quizá no alcanza a distinguir quien no tenga una perspectiva tan amplia.

En la presentación de Koldo, Gorka Palazio se refiere al interés de sus ideas y nos remite como buen despliegue de las mismas a esta entrevista reciente en la revista Hik Hasi, en el número 188.

Nosotros te ofrecemos en el post ideas del primer bloque de la charla, tras la presentación, esta vez con una canción, como verás, de la que dice Koldo que refleja temas de su interés: «cambio, personas, trabajo en equipo, cultura, países... ».


Diversidad (Hasta el minuto 21)

Una de las cosas desde las que hemos de partir cuando estamos entre las 40 o las 80 personas de un proyecto es que todos somos diferentes y cada día diferentes.

Comprender esto es clave para hablar con todos y para entender a todos, y a cada uno: a la suegra, a los políticos, al vecino, a los hijos... Somos una sociedad tan diversa que no hay dos personas iguales ni dos días iguales... ¡viva la diversidad! Es no entender esto y empezamos con las puñeteras normas, procesos, procedimientos, rutas. ¿Cómo puedes crear algo definido para un mundo cambiante y personas cambiantes todos los días, entre ellos tú, jodido que estás arriba».

Construir desde esa diversidad no tiene nada que ver con un mundo piramidal, un mundo de ordeno y mando, de unos arriba y otros abajo, de listos y tontos, de salta o no salta, de sabes o no sabes. Somos siete mil y pico millones de perlas en este universo, y somos como una campana de Gauss.

Nos complementamos. Al ser diversos, juntos nos multiplicamos. Esta diversidad es la gran riqueza que nos complementa y nos lleva a la necesidad humana de la relación. Necesitamos relacionarnos y el mundo camina a cada vez menos relación.

Tenemos que crear cosas en las que nos necesitemos unos a otros, en las que necesitemos dos dedos diferentes, dos ojos diferentes o algo diferente, que no podamos hacerlo solos. Este es el gran invento del futuro, no que tú seas autosuficiente, ¡todo lo contrario! Lo autosuficiente tiene que ver con la soledad o tiene que ver con más rendimiento.

La diversidad es tremendamente importante para poder respetar a los demás y poder hacer que los demás sumen lo que tienen. Cuando vienen a quejarse de una persona que hace uno porque los demás hacen más, pregunto si hace lo suyo y en la misma dirección que todos. Si es así, los que hacen más ¡qué suerte tienen de poder hacer más!, les digo, «porque podrás llegar a casa y tendrás orgullo de contar a los tuyos “yo hago más porque puedo hacer más, porque soy más capaz, tengo más fuerza, más ilusión...” Y encima te quejas de que otro hace menos, ¡si eres un privilegiado!». Se terminó la conversación y se da la media vuelta feliz. Lo he explicado docenas de veces.

Cuando me hacen esas preguntas de «Koldo, pero no todo el mundo hace lo mismo con esa libertad que propugnas, con el trabajo en equipo con el “que cada uno haga lo que pueda”»... respondo que, efectivamente, no, «pero la suma multiplica a cualquiera porque dos más seis son ocho... en lugar de restar, y de “eso es mío y eso tuyo”, y de “este es mi departamento” y de “se lo digo al de arriba”. Uno más uno dos y seis, ocho... ¡Al de uno también le necesitas! Es el que trae la sonrisa, el que tienen una idea... Así caminas y caminas, y te va bien, porque la energía es otra».












No hay comentarios:

Publicar un comentario