martes, 22 de septiembre de 2015

«El líder no ostenta el poder, aúna sentimientos para conseguir un objetivo» | «Hay dos palabras clave: personas y proyecto» – Liderazgo, no caciquismo – Pragmatismo NER (en la vanguardia de las relaciones sociales) – El lenguaje de la diversidad, tendencia idiomática entre los líderes hoy


Eguerdi on! Proyecto basado en las personas: lo primero que encontramos tras el nombre «Nuevo Estilo de Relaciones / Harreman Estilo Berria, NER».

«Las empresas deben ser organizaciones con proyectos compartidos entre las personas que forman su parte activa», comienza Andrés Lalanne, rector del CLAEH, al explicar recientemente el Nuevo Estilo de Relaciones (NER) como ejemplo de empresa de la economía humana que en su opinión debemos construir. Ha sido en el III Seminario ¿Hacia dónde va la RSE en Uruguay? de la Universidad Católica del Uruguay y su ponencia tiene por título Nuevas empresas hacia una economía humana. Prosigue:

«La innovación en su sentido más amplio, que abarca a toda la organización, se alcanza cuando las personas toman el protagonismo.

»Debemos pasar de un estilo yo-ello (instrumental), a un estilo yo-tú donde son los valores intrínsecos de las personas los que cuentan

»¿Dónde está el conocimiento? En las personas. ¿Cuántas personas hay con conocimientos? Todas.»



«Hay dos palabras clave: personas y proyecto»

«Proyecto basado en las personas / Pertsonengan oinarritutako proiektua / Project based on people», en NER group solemos verlo enunciado en alguno o en estos tres idiomas.

«Hay dos palabras clave: personas y proyecto. Personas que se ilusionan con un proyecto. Creer en las personas y sacar lo mejor de ellas. No personas que se juntan sin más, sino personas que comparten un proyecto común. Si es común, es porque se ha comunicado, se ha compartido, lo pelean, se ilusionan con él, de lo malo consiguen hacer lo bueno. Es fundamental dejar libertad a las personas. Cuando no eres libre no tienes nada que hacer. Sin libertad no te puedes ilusionar, ni crear... En el modelo imperante, el piramidal, las personas no son libres.

»Muchas veces me piden la receta y la verdad es que no existe esa fórmula infalible, si la tuviera os la daría. Se trata de algo muy sencillo, de sentido común: creer en las personas. Ellas son el motor de todo. Muchos piensan que cuantas más personas en un organización peor, más problemas, más conflictos... y yo pienso lo contrario, cuantas más personas, más a crear, más a sumar.»


¿Que a tu alrededor, en lugar de un proyecto, parece que hay una estación de autobuses o una terminal de aeropuerto, cada uno a un destino diferente? ¿Que los retos que os proponíais están (parecen estar) lejos, lejos, lejos, muy lejos? Si vamos a una charla del NER, nos van a decir comunicación, comunicación, comunicación, ¡comunicación al cubo! Es porque sirve para crear proyecto común.

En los proyectos piramidales es frecuente entre las personas enfocar la comunicación al jefe (hacerle la pelota, chivarse continuamente, confabular, etc.), y Jorge Darpont, excoordinador del Proyecto Ingemat y actual Director Corporativo, reflejaba esta realidad para referir a continuación la alternativa del NER, cómo Koldo Saratxaga les ha enseñado en Ingemat a reconducir la comunicación interpersonal hacia el cliente. Y es que en el NER el centro de la organización es la persona cliente… ¿podemos entender que en la comunicación NER el tema de conversación principal es el cliente? Parece que sí.



Liderazgo, no caciquismo

Ya ves que en todo esto tiene que haber un jefe que salga del despacho, mejor dicho, que tire las paredes del despacho, y no al estilo Terminator, sino llamando a estudio k y a Icaza y a Ebi, por ejemplo, para desarrollar un proyecto de instalaciones al estilo de NER group, sin apenas divisiones del espacio, diáfanas, con libertad de circulación entre distintas áreas… y con jefes que pasen a estar allí donde se decide y realiza el servicio al cliente, entre las personas que con su conocimiento lo hacen posible.

En el NER no hay jefes, se buscan líderes, compañeros, personas que difundan oxígeno organizacional, no CO2 ponzoñoso. La meta es un llegar a un liderazgo con estas repercusiones positivas como expresa Peio Alcelay:

«Entre líder y cacique hay un dedo de diferencia; el líder no ostenta el poder, aúna sentimientos para conseguir un objetivo. Hay que dar libertad y crear el espacio adecuado para los intraemprendedores.»



Pragmatismo y proyecto basado en las personas. En la vanguardia de la ciencia política de las relaciones

Las raíces sirven de apoyo para crecer y también de aval de credibilidad. En la citada ponencia, Andrés Lalanne encuentra que las raíces para desarrollar un NER están en la economía humana que él defiende; hace poco hemos compartido como Antonio Garrigues Walker emparenta el NER con la democracia industrial, por ejemplo, y Pedro Miguel Echenique, con la atmósfera que encontró en los centros de investigación científica del Reino Unido, Estados Unidos, Suecia y Dinamarca.

Sí, las raíces son necesarias, pero también las alas, la proyección de futuro. Y ahora mismo el NER nos sitúa en medio de las tendencias que están sosteniendo el desarrollo de relaciones organizacionales, pero siempre de una forma propia que se llama Nuevo Estilo de Relaciones, y no se identifica con ninguna otra.

Pensemos en la cooperación pragmática que está permitiendo al régimen comunista de China entablar relaciones comerciales y culturales con países del mundo casi opuestos ideológicamente. Algo parecido (aunque diferente) sucede en el NER cuando todos los días, en cada proyecto, unos y otros ceden en la convivencia para que salga adelante el proyecto común acordado, por consenso, por justicia, por servicio…

«Un proyecto compartido requiere mucha comunicación, discusiones, concesiones y liderazgo con visión de futuro.»


«Concesiones», denomina aquí Andrés Lalanne a este ceder que caracteriza la convivencia NER desde siempre (desde Irizar). No es la cooperación pragmática que prescinde de ética, sino la cooperación con eficiencia tanto como con ética, no quedarnos en la herramienta (el cómo, del que la ética forma parte) y hacer que sirva: realizar el proyecto común basado en las personas. Es un pragmatismo en la línea que señala Jonan Fernández, haciendo suyo un pensamiento de Vázquez Montalbán: son importantes los principios, pero también el pragmatismo. Desde una perspectiva NER, traduciríamos que ser éticos incluye el ser eficientes, la eficiencia es parte de la ética del NER.



Más allá de bilingüismo y trilingüismo: líderes hablantes del idioma de la diversidad. Proyecto común basado en las personas, en TODAS las personas

Si el NER es contemporáneo por su sentido de la eficiencia, que lo alinea con los avances de la ciencia política de las relaciones, también lo es por su posición ante la diversidad. Ahora, la consultora Ernst & Young está postulando que el idioma que los ejecutivos deben aprender y hablar es el de la diversidad, más que el segundo idioma o el segundo y el tercero que les harán bilingües y trilingües, en interés de la internacionalización. Su estudio de tendencias «Driving innovation through diversity. The new global mindset» [«Dirigir la innovación a través de la diversidad. La nueva mentalidad global»] diagnostica la necesidad de ejecutivos que sean líderes y cuyo liderazgo comporte liderar la diversidad.

La campana de Gauss es un fijo en las charlas del equipo K2K emocionando, bueno, de todo NER group, a la hora de explicar que un proyecto común se basa en las personas, pero en TODAS (con mayúsculas). Este gráfico de Gauss es didáctico para la mente y los sentimientos, proporciona razones y motivos para ceder en la convivencia. Nos permite visualizar que en cualquier situación, con el criterio de medida que se quiera aplicar, nuestras respuestas dibujarán una curva. Además, a K2K emocionando le sirve para destacar que las personas somos todas diferentes y cada uno es cada día diferente.

El NER valora la diversidad como una riqueza, además de asimilarla e integrarla. Este sería su distintivo; así que entender la diversidad con un Nuevo Estilo de Relaciones nos ayuda a convivir y también a sentirnos cómodos, en un lugar que nos es propio; proyecto basado en las personas significa que no sobra nadie. Seguramente que con el cambio NER no desaparecen de la noche a la mañana los modos y maneras excluyentes, tan propios de organizaciones piramidales y sus carreras internas trepando a la cima, pero ya no son viables y antes o después se convertirán en pasado.

Si deseas conocer más sobre el planteamiento del NER sobre la diversidad, aquí hemos compartido ideas de una charla de Koldo Saratxaga a profesores y estudiantes interesados en los MOOC y otros sistemas y recursos de aprendizaje en línea.












No hay comentarios:

Publicar un comentario