martes, 1 de septiembre de 2015

Working For Impact – Un «no modelo de negocio» – «Las organizaciones son decisivas, pero una idea surge siempre en la mente de una persona»


«Working For Impact»

Egun on, bienvenida, bienvenido visitante! Comenzamos hoy el curso 2015-2016 y proseguimos así la labor de este espacio web, que existe por voluntad de K2K emocionando y tiene como clave el Nuevo Estilo de Relaciones / Harreman Estilo Berria, el NER.

Compartir el NER es lo que hacemos aquí, al igual que también lo comparten otros proyectos y personas del Nuevo Estilo de Relaciones, y el conjunto de NER group, a través de diferentes canales (sitios web, charlas, libros, artículos, formación, redes sociales, participación comunitaria, etc.) y de distintas formas: con la acción directa de una idea social puesta en práctica, con las palabras que transmiten vivencias e ideas, con la experiencia de asumir el NER como cosa propia...

La suma de esta labor multitudinaria, ¿qué impacto tiene? Entre los indicadores que cabe aportar como respuesta, el de mayor interés para nosotros aquí y ahora es el de los 22 proyectos unidos como NER group y las 1.700 personas que los integran. Son cifras que reflejan la credibilidad del NER, la coherencia entre lo que se predica y lo que se practica —y dan motivo para dedicarle como mínimo alguna atención, estarás de acuerdo, bienvenido visitante.

El dato que más nos interesa lo hemos dicho, ¿y el que más nos gustaría? Pues que ningún proyecto se quedara con las ganas de acercarse al NER; es decir, que quienes conozcan el NER y sientan que es como para ellos avancen adelante, lo asuman como opción de cambio organizativo y nueva cultura para su caminar.



Un «no modelo de negocio»

La cara más visible del NER llevaría a definirlo, en principio, como un «modelo de negocio», ya que su acción cotidiana consiste en impulsar la actividad de organizaciones abocadas a obtener un rendimiento económico de su actividad.

Si ojeamos las noticias cualquier día, enseguida vamos a encontrar un buen puñado referido a modelos de negocio, casi todas ellos con el único propósito mencionado de generar mayores beneficios; es decir, excepcionalmente se citan otras realidades: a los empleados, las condiciones físicas del lugar de producción, etc. La conclusión a la que nos conduce esta panorámica informativa es que hacer negocios equivaldría ante todo, en la generalidad de las organizaciones y según declaraciones de los directivos que las encabezan, a «ganar dinero». Aun siendo una simplificación, esta definición explicaría por qué se presentan en calidad de «modelo de negocio» lo que son, por ejemplo, líneas añadidas de comercialización de productos o servicios, a las que también se bautiza a veces como «unidades de negocio», o remodelaciones para rentabilizar más el espacio.

En esta tierra común se siembra y se desarrolla el NER, una semilla radicalmente diferente, que empieza dejando atrás la etiqueta de «modelo de negocio» para presentarse como «estilo», y asume el riesgo de ir más allá del «aprobado» que supone el obtener los imprescindibles beneficios económicos: el reto es crear un nuevo estilo de relaciones, de puertas adentro y de puertas afuera, hacia la sociedad. Riesgo y ambición, pues —en realidad, no cabe uno sin la otra—, una ambición que excede los cimientos económicos. ¿Qué hay más allá de lo económico como para que pueda sustentar la cultura NER?

La respuesta esta vez la encontramos entre los elementos de la visión de NER group (Experiencias ner 2012 / ner bizipenak 2012, cap. VII. kap.):

«La visión consiste en desarrollar proyectos empresariales y sociales con personas que comparten un nuevo estilo de relaciones, personas con valores, que anteponen el conocimiento al capital, que conviven y respetan en y la naturaleza, y creen en la eficiencia y la generosidad que posibilitan el desarrollo de una Nueva Sociedad, más integradora y equilibrada.»

«Etorkizun-sena gizarte eta enpresa proiektuak harremanetarako estilo berri bat partekatzen duten pertsonakekin garatzean datza, baliodun pertsonak, ezagutza kapitalari lehenesten diotenak, naturan bizi direnak eta hau errespetatzen dutenak, eta integratzaileagoa eta orekatuagoa izango den Gizarte Berri baten garapena ahalbideratzen duten eraginkortasunean eta eskuzabaltasunean sinisten dutenak.»


Aquí está el motor empresarial de la competitividad y de la eficiencia, en el conocimiento, ¡y el conocimiento se encuentra en las personas! Por eso la misión de NER group habla de personas / pertsonak, que «anteponen el conocimiento al capital / ezagutza kapitalari lehenesten diotenak».



«Las organizaciones son decisivas, pero una idea surge siempre en la mente de una persona»

«La riqueza de las naciones va a depender cada vez más de la riqueza de las nociones. Las organizaciones son decisivas, pero una idea surge siempre en la mente de una persona. En la época actual, y como nos recordaba hace ya algún tiempo Robert Reich en su libro The work of nations, lo único que es nacional es la calidad de sus gentes. Todas las personas tienen calidad y conocimientos, impulsarlos es lo que aportará ventaja competitiva.»


¡Una manera contundente de expresar que el conocimiento está en las personas y es la oportunidad de diferenciación y competitividad para un proyecto y hasta para un país! Son reflexiones de Pedro Miguel Echenique en su prólogo al libro de Koldo Saratxaga Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente; traducido al euskera: Harreman-estilo berri bat. Egiteko dagoen organizazioen aldaketarako. (También puedes leer completo este prólogo en la web del DIPC, el Donostia International Physics Center, que preside Echenique.)

El libro de Koldo se publicaba en el año 2007, cuando NER group era un sueño y, en cambio, el NER estaba bien definido, tras su implantación en el Proyecto Irizar, donde se consolidó como estilo organizativo durante los 14 años de coordinación de Koldo. Junto con sus autocares, Irizar viajó por el mundo durante años presentándose entre sus vecinos y en países lejanos como un «proyecto basado en las personas», «pertsonengan oinarritutako proiektua». «Innovación en movimiento» era el lema que acertaba a reflejarlo. El mencionado libro de Koldo Saratxaga es parte del fruto de esta experiencia y contiene los elementos del NER, de forma abierta, es decir, incluidas sus posibilidades de desarrollo, de manera que dan pie a reflexiones como las de Pedro Miguel Echenique y a realidades como NER group.

Hablar de competitividad y diferenciación es hablar de futuro y decir un proyecto con la cultura NER se funda en el conocimiento vale tanto como decir que se basa en las personas.

Como todos los demás elementos del NER, el conocimiento y su papel han sido definidos tras una reflexión y una práctica amplias. Mira, por ejemplo, esto que escribe Koldo Saratxaga en el prólogo a Reingeniería y cambio organizativo. Teoría y práctica, de Eneka Albizu y Mikel Olazaran (Editorial Pearson Educación, Madrid, 2003):

«La visión del futuro pasa por tener personas que aumentan su conocimiento de acuerdo con experiencias compartidas. Acumular errores es básico para incrementar conocimiento. La llamada “gestión del conocimiento” solo consiste en dar oportunidades al máximo de personas sin una jerarquía controladora. El conocimiento solo pertenece a las personas, a las cuales no se les gestiona, sino que se les motiva, se les ilusiona creyendo en ellos, facilitándoles oportunidades, compartiendo el poder de verdad y por tanto el éxito como único resultado.»


Así de fácil y de difícil se pasa de la letra a la práctica de ver más allá del beneficio económico y empezar a crear cultura y proyecto basados en el conocimiento.

En la próxima página veremos cómo se abre camino a compartir el conocimiento en NER group.

¡Hasta el jueves!










No hay comentarios:

Publicar un comentario