jueves, 3 de diciembre de 2015

Sin miedo a cometer errores


Sin miedo a cometer errores (Libertad y oportunidades para ilusionar – Un control totalmente diferente – Sin miedo a cometer errores | Parte 3 de 3)

Este es un elemento y planteamiento cultural del NER que choca frontalmente con la cultura piramidal imperante, en la empresa y en la sociedad. En resumen: la experiencia común, desde el sistema educativo y durante toda la vida activa laboral de las personas, es que vivimos en una meritocracia donde los errores se penalizan; se premia por no fallar, no tanto por crear, acertar, innovar, en tanto en cuanto supongan algo diferente. El famoso espacio de confort parece ser preferible a todo. Ni mención merece, también por archiconocido, que los errores ajenos, reales o ficticios, se usan como peldaños en la cultura piramidal de escalada hasta el escalón superior.

La buena noticia es que también es común la experiencia de que los errores deparan conocimiento, progreso, utilidad, etc. e incluso, en ocasiones, son la única forma de aprender o de tomar una decisión. De manera que, aunque nos choque, entenderemos a las personas del NER si nos dicen que los errores están en el camino al futuro de las personas y los proyectos. Entenderemos y hasta sintonizaremos con Juan Jesús Anduaga, de NER group, cuando dice esto:

«Proyecto basado en las personas. Equipos autogestionados (caos autoorganizado). En los equipos autogestionados hay muy poca documentación, la básica para asumir compromisos. Hay indicadores, indicadores de seguimiento, pero los indicadores son tangibles e intangibles. Muchas veces, lo que verdaderamente te conduce al éxito es lo intangible, la siembra, que es lo que da la cosecha. A lo mejor no es una cosecha inmediata, ni en una huerta la cosecha es inmediata, tienes que esperar, pero al tiempo recibe la cosecha. Por tanto, una persona, dentro de ese equipo autogestionado, no tiene miedo, ni el equipo mismo tiene miedo, a cometer errores en un momento determinado. ¿Por qué? Porque de eso se aprende.»




Post relacionados:

Libertad y oportunidades para ilusionar (Parte 1 de 3)

Un control totalmente diferente (Parte 2 de 3)










No hay comentarios:

Publicar un comentario