martes, 5 de enero de 2016

Koldo Saratxaga: «Mirando hacia dentro. Mirando hacia fuera». Experiencias ner 2014, Prólogo (Los Libros de K2K)



«Mirando hacia dentro

»En este otoño del 2015 se cumple una década del nacimiento de K2Kemocionando, que a su vez marca el inicio, tras el cambio logrado en Irizar en catorce años, de lo que hoy es ner Group.

»En este periodo son casi cincuenta las organizaciones en las que hemos tenido la oportunidad de iniciar un desarrollo basado en el Nuevo Estilo de Relaciones (ner).

»Para los lectores (www.loslibrosdek2k.com) y conocedores de ner Group, doy por sabido están al corriente de lo que implica el paso del modelo imperante al modelo ner que desde K2K impulsamos y que todas las organizaciones de ner Group aplican. Sabemos y somos conscientes, y más tras esta década, del cambio cultural que nuestra propuesta supone. También, tras este periodo de siembra, somos conocedores de los frutos que aporta, más aún, cuando la mayoría de las organizaciones se nos han acercado en situaciones bastante límite, como consecuencia de mantenerse durante toda su existencia en modelos de gestión caducos y de una crisis que llegó sin avisar y que no ha indicado cuándo acaba. En nuestra opinión, para una gran mayoría no finalizará no tanto por que no haya oportunidades, sino porque no se dan cuenta de que la crisis la tienen en casa.

»Iniciamos la edición de Experiencias ner en 2011, con la intención de compartir aquello que creemos puede ayudar a otras pequeñas y medianas organizaciones, así como dar a conocer realidades cercanas a profesores y estudiantes.

»Está claro que no todas las relaciones iniciadas han llegado a buen puerto, por diversas razones como veremos, pero sobre todo porque no es fácil asumir que en meses o incluso en dos, tres años, no se puede realizar un cambio cultural radical que pretende afianzar una posición nueva de la organización, en todos los sentidos, de cara al futuro. Estamos en una sociedad donde no prima la enseñanza basada en la siembra y sí en la cosecha rápida y por los caminos que la permitan, sea dejando de lado la ética o la transparencia y muchos valores más. En ningún caso hemos visto una organización en la que estos aspectos tuvieran un sobresaliente.

»Los acuerdos que no han llegado a buen término, entendiendo por ello los que no llegaron a finalizar el cambio cultural del modelo tradicional al ner, y aunque siempre se iniciaron con total conformidad de la propiedad y con una media superior al noventa por ciento por parte de las personas, comprenden cerca de veinte organizaciones a lo largo de estos diez años.

»En su mayoría, doce de ellas, son organizaciones empresariales familiares, en las que surgieron las siguientes circunstancias: propietarios que ante situaciones críticas, muy delicadas, por razones económicas o por razones relacionales o, más frecuentemente, por ambas, piden ayuda, pero en el tiempo se percatan de que han dejado el poder y el control en manos de todas las personas y, de manera repentina, acaban por aducir razones varias para cortar la relación y volver a los caminos de siempre, ante el asombro de la mayoría de las personas por la incoherencia que esto representa. En menos casos, ha sido por conflictos y falta de unificación de objetivos claros cuando la propiedad está en varias manos y no existe un liderazgo claro y respetado.

»Por otro lado, han sido cuatro cooperativas, donde tan complicado es llevar con coherencia por parte de las personas la dualidad de socios y trabajadores, y donde las guerras de poder, el protagonismo de ciertos personajes, las rencillas entre veteranos y jóvenes, y los cambios de Consejeros, por tanto, de los poderes, hacen muy complejo que se diferencie lo importante de la cooperativa de lo personal y grupal.

»En tercer lugar, tres sociedades familiares, con una propiedad practicando un absoluto respeto a los acuerdos aceptados en el inicio, así como un comportamiento exquisito en las relaciones a lo largo del tiempo, pero donde las relaciones sindicales fueron bastante tortuosas, también desde un inicio y en toda su trayectoria. Aunque en todos los casos el conocimiento y la aprobación del ner mediante asamblea fueron aceptados por mayorías como la media mencionada, y aunque se trató de forma personal y expresa con los sindicatos que en el proceso de cambio las decisiones se tomarían, igualmente, en asamblea o, lo que es lo mismo, por parte de todas las personas reunidas, siempre, desde el inicio, unos pocos hacían la vida muy tensa y muy poco respetuosa, para finalmente acabar boicoteando el proyecto. Prefiero no comentar cuál es su situación actual.

»Y por fin, para cuadrar, una media docena de organizaciones donde simplemente se terminó un periodo de colaboración exitosa y en buena armonía.

»Las demás organizaciones hoy forman parte activa de ner Group.



»Otra mirada y reflexión, que puede aportarse tras esta década, es sobre las conclusiones en los grados de dificultad encontrados, aparte los comentados, en las organizaciones que conforman ner Group.

»De estos cabe resaltar: el largo periodo necesario para que el conjunto de las personas olviden las relaciones anteriores vividas en la organización donde las hay de amistades, desavenencias, rencores, incluso odios, envidias, diversos grados de confianza y desconfianza en cada compañero según ese pasado, y sin que esto tenga que ver, en una alta proporción de las ocasiones, con sus relaciones con la jerarquía, sino con personas con las mismas actividades y responsabilidades, debido a los muchos años de convivencia y las pocas ilusiones compartidas. En el pasado, les han unido sus críticas a la propiedad o a los directivos, pero cuando comienza el nuevo estilo de relaciones, la no jerarquía y el trabajo en equipo más la necesidad de entenderse con todas las personas a fin de que la cadena funcione al unísono y compartir un único proyecto, las discrepancias y el no querer discusiones con el de al lado se convierten en el primer escollo que superar. Es mucha la energía que se precisa inyectar para que una nueva cultura nazca y por tanto la confianza fluya e impulse el nuevo proyecto común.



»Asimismo, es importante el periodo necesario para que las personas asuman su nuevo rol, y me refiero ahora a aquellas que eran tratadas como operarios, como mano de obra, y que ahora son tratados como personas, no hay otro término para la nueva referencia o relación. Nada en el día a día, desde la transparencia hasta la libertad, pasando por la comunicación, la toma de decisiones en asamblea o su pertenencia al Equipo de Pilotaje (Comité Directivo, en su homologación a las empresas tradicionales), tiene que ver con el pasado. Es duro observar que se asume una posición en el sistema piramidal impuesto y resulta difícil, para una importante mayoría, cruzar la puerta de la jaula y experimentar una oportunidad de ser actor con papel propio en los equipos autogestionados. Aquí debe destacarse que un tanto por ciento muy alto de estas personas tiene estudios de Formación Profesional.

»Otro importante escollo que superar es el clásico «los de arriba y los de abajo», consecuencia de la división clásica de obreros, operarios y empleados y jefes, que también suele coincidir de manera clara con las ubicaciones físicas arriba y abajo. Esto último, en casi todos los casos, lo cambiamos rápidamente, poniendo a todas las personas en la misma planta, y no hay duda de que mejoran las relaciones.

»De menor nivel, pero también escollo, es el grado de dificultad que muestran los universitarios para formar equipos con objetivos comunes, que requieren de mucha comunicación, empatía, flexibilidad, generosidad, naturalidad con las personas de producción, del taller. En nuestro estilo de relaciones esto es básico, como se indica, ya que los equipos línea cliente (ELC) los conforman personas que están en el proceso desde que se capta el pedido del cliente hasta que se le entrega.

»Las dificultades que existen en las organizaciones, nos referimos a pequeñas y medianas, y que es sabido están fundamentalmente en las personas y sus relaciones, se convierten en mucho más asequibles y en oportunidad de experiencias satisfactorias a medida que se van superando con la capacidad de innovar, de afrontar nuevos retos, de compartir una visión de futuro, de satisfacer al cliente en el día a día, de lograr la eficiencia y la garantía de futuro.



»Como puede apreciarse, estos grados de dificultad que encontramos tienen que ver con una sociedad jerarquizada, unas organizaciones en donde prima lo personal y no lo común, una educación clasista y focalizada en la competitividad, y una cultura del yo muy alejada del nosotros o el todos.

»Estos modos de proceder generalizados, estos esquemas de vida y comportamiento masificados, tienen como origen una clara y preocupante falta de libertad de las personas: una persona se siente libre cuando es portadora de su propia propuesta y su palabra es el medio para compartir con los demás diferentes opiniones y lograr acuerdos que permitan convivir satisfactoriamente entre diversos. Un entorno de relaciones en libertad necesita de ciudadanos maduros, conscientes y participativos.

»Como esto no es una realidad, nos queda disfrutar de una lenta evolución hacia esa libertad siendo coherentes y constantes con nuestras ideas y creyendo en las personas.




»Mirando hacia fuera

»Parece que, aunque las imágenes cercanas que nos rodean día a día no nos indiquen grandes señales de cambio, sí es cierto que estamos en el inicio de que la sociedad, el mundo habitado, el planeta en sus entrañas esté gestando el cambio de rumbo de la locura que posiblemente se inició con la primera Revolución Industrial y se desató con el liberalismo que nació hace tres décadas y, cual dragón de fuego, arrasa todo con el único objetivo de acrecentar su poder y su riqueza. Los Estados no se ocupan de sus ciudadanos porque anteponen las exigencias de las multinacionales, en lugar de paliar las grandes necesidades sociales propias y menos las ajenas.

»Estamos mal digiriendo que somos un planeta de personas diferentes, no solo de nacionalidades o colores diferentes, sino de familiares diferentes, de vecinos diferentes, de compañeros de trabajo y de amistades diferentes, y además todos los días diferentes al día anterior. Es decir, no asumimos una realidad biológica como es la diversidad humana y sí estructuramos, casi fosilizamos, una desigualdad social, un mal uso del planeta Tierra que están propiciando cambios fundamentales en nuestra existencia y una tremenda incertidumbre de cara al futuro.



»Desde ner Group venimos mostrando una modesta, pero clara, creencia en que es necesario un Desarrollo Humano Justo y Sostenible. Aquí se incluye la parte económica, desde lo macro, que hoy domina el mundo, hasta lo micro, que pasa por ser una asignatura pendiente, ya que la humanidad está en un absoluto desconocimiento de todo lo que le rodea en términos de economía y finanzas. Se incluye también, como indica el término Desarrollo Humano Justo y Sostenible, la parte humana, la parte social, rodeada de tantas injusticias cercanas y lejanas en estos momentos de grandes tecnologías y riquezas; injusticias que se han convertido en una suma de imágenes y roles que cada cual observa, en este teatro de pantomima que es la vida, sin que nadie tome como prioritario definir cómo y para cuándo acabamos con esta desigualdad cada vez mayor. Y en tercer lugar en el término Desarrollo Humano Justo y Sostenible, se incluye lo medioambiental, cuyas riendas debemos tomar los ciudadanos de a pie, sin dejar que los gobiernos, al servicio del gran capital sin escrúpulos, gestionen nuestra Tierra, nuestro clima, como un negocio más.

»Y como a todo esto los gobiernos dirán que ya lo toman en consideración y actúan en consecuencia, debemos añadir que no es así y que deben hacerlo con equidad, con justa medida y equilibrio para todos los humanos y nuestro hábitat.



»Esta locura de la sociedad de dejar hacer nos ha llevado a ocho años de crisis sistémica que, por sus resultados, vemos que ha sido una crisis no proporcional a la situación que cada persona mantenía antes de ella en este sistema económico social, ya que los individuos dominantes han acrecentado su superioridad y, por tanto, su poder. De esta manera, los más ricos han visto aumentar su riqueza desde un 44% en 2009 a un 48% en 2014. Las ochenta personas más ricas del mundo tienen la misma riqueza que el 50% más pobre de la población mundial. El 92% de la humanidad tiene el 17,7% de la riqueza.

»Estamos necesitados de una revolución, no de esta involución, de una nueva democracia, más real y menos representativa, menos política, menos de minorías ligadas a profesionales vinculados al poder, a las oligarquías y sus emporios privados. Debemos transitar por democracias que tengan como base el bienestar común, lo colectivo, la igualdad de oportunidades.



»Si pasamos de lo macro a lo micro y cercano, nos encontramos con los salarios: el sueldo bruto medio del 10% que menos gana, según Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE), es de 411 €, mientras que el sueldo bruto del 10% que más gana es de 4.617 €. La desigualdad de género no ha modificado su rumbo, ya que las mujeres ganan un 24% menos que los hombres, lo cual es consecuencia de que el 33% de las mujeres trabaja a tiempo parcial, contra un 6% en el caso de los hombres. Con esta arcaica manera de mantener la sociedad se llega al 40% de diferencia en las pensiones que perciben las mujeres con respecto a las que perciben los hombres. Estos datos los proporcionan los gobiernos; ¿qué hacen tras su publicación?

»La realidad de estos ingresos de quienes aún los obtienen, ya que hay millones de personas que no, nos lleva a convivir en nuestra Europa occidental rica y en progreso con una realidad de pobreza alarmante y medio opaca.



»En la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), y según su encuesta de necesidades sociales de 2014 (módulo EPSD-Pobreza), la tasa de pobreza real ha aumentado del 4,2% en 2008 al 5,3% en 2012 y al 5,9% en 2014. El número de personas afectadas ha pasado de 89.706 en 2008 a 127.399 en 2014.

»Es de reseñar la tendencia alcista de la pobreza infantil en familias con hijos e hijas menores de 14 años, mayor que en el resto de la población, que ha pasado de un 7,3% en 2008 a un 11,2% en 2014. En el estado español, según la Fundación “la Caixa”, hay 840.000 niños que viven bajo el umbral de la pobreza.

»En el contexto europeo, la CAV ha experimentado un pequeño retroceso, ya que su tasa de pobreza relativa, del 18,5%, está por encima de la de la Unión Europea de los 28, que es del 16,7%. Esto indica los muchos millones de personas que en la Unión Europea viven en pobreza.

»La sociedad en general no se enfrenta a esta poco conocida realidad y permite las grandes desigualdades que nos rodean, siguiendo con su habitual estilo de vida.



»Una infancia con malnutrición, sin las calorías mínimas que permitan una existencia digna y equitativa, genera automáticamente ciudadanos, no diversos, que lo son, sino inferiores y desiguales. Pasamos de la diversidad a la desigualdad, por la imposibilidad de un desarrollo emocional, educacional y relacional en igualdad de oportunidades.

»A esto le sumamos un modelo escolar que es competitivo, clasista, de oportunidades para quien mejor lo ha tenido en su vida, donde se resaltan las aptitudes en lugar de las actitudes. Un modelo escolar que va a regular el acceso a muchas de las alternativas de futuro a través de un sistema de notas medias, obtenidas en exámenes puntuales preparados a base de memoria y horas extras pagadas por quienes pueden. Un modelo escolar que deja fuera de consideración las posibilidades reales que atesora la unicidad de cada niño o niña, al igual que sus situaciones personales, familiares o sociales.

»Esto desemboca en una situación discriminatoria, de la que no es necesario decir que jamás debiera permitirse, como es que interrumpen su escolaridad un 10% de los niños y las niñas que la inician en la CAV y más de un 20% en el Estado y, por tanto, acaban en lo que se denomina fracaso escolar.



»El modelo escolar actual está lejos de ser un modelo educativo en el que primen las asignaturas de humanidades. La filosofía y la historia pasan a ser optativas porque no son relevantes para abrirse camino en la vida económica o para lograr un trabajo mejor remunerado. Esto es un buen medio para que los hoy jóvenes, adultos del mañana, no sepan analizar qué les sucede, ya que no han estudiado qué y quiénes reflexionaron sobre lo que pasaba en épocas anteriores. Más bien parece, una vez más, que la no educación está dirigida por las necesidades de las grandes organizaciones empresariales y patronales, así como de los medios de comunicación, para lograr sus objetivos de crecimiento a corto.

»¿Cómo es posible que, tras la crisis actual y con los muchos y graves problemas que la sociedad mundial tiene entre manos, las fantasías de los niños hayan pasado de querer ser maestros o astronautas hace 25 años a ricos y famosos en este momento?



»¿Cuándo vamos a inyectar la pedagogía suficiente hasta hacer ver que lo que necesitamos son personas para una sociedad cada vez más colaborativa y, por tanto, rodeada de un mayor bienestar para todos? ¿Cuándo vamos a dejar de pensar que lo más importante no es tener un trabajo cualquiera con una remuneración cada vez más escasa, sino qué queremos ser en lugar de qué queremos tener? ¿Cuándo vamos a decidir que los mejores cerebros, los mejor pagados y los más apreciados por la sociedad tienen que ser los profesores y las profesoras de un nuevo estilo de educación, que considere a cada niño como un ser único y donde se erradique el fracaso escolar y la discriminación que aplica la injusta forma actual de valorar?



»Este es el gran cambio que las nuevas generaciones tienen que acometer: una equidad y un humanismo que estén por encima del egoísmo, la insolidaridad y el pragmatismo a ultranza que hoy impera en las sociedades acomodadas.



»En ner Group hemos dado pasos relevantes en lo que a equidad salarial y diferencias de género se refiere, tenemos canales de solidaridad interna y con la sociedad que superan lo habitual, pero estamos lejos de sentirnos orgullosos de ser organizaciones impregnadas de un Desarrollo Humano Justo y Sostenible. Somos conscientes de que remar contra cultura requiere ser pacientes y constantes, y así poder disfrutar de los pequeños avances logrados. Sin embargo, espero y deseo que seamos más ambiciosos y persistentes de cara al futuro, ya que no debemos ni podemos engañarnos y conformarnos con posturas cómodas.

»Todo el que no empuja se convierte en un lastre para el resto.»












No hay comentarios:

Publicar un comentario