martes, 9 de febrero de 2016

Desde la libertad (Innoven, sus señorías)


Comparecencia de Koldo Saratxaga en el Parlamento VascoKoldo Saratxaga agerraldia Eusko Legebiltzarrean (Ver también: Experiencias ner 2014ner bizipenak 2014, cap. IV. Kap.)



Esto lo tengo que poner porque es la palabra de mi vida: “¡libertad!”. Pero dicho así parece que es libertad para hacer lo que uno quiera, no, no, libertad para mí tiene que ver con lo que pone aquí básicamente [y Koldo lee en la diapositiva proyectada]: “La libertad necesita de ciudadanos maduros”...

Vivimos en un mundo dominado por dos cosas fundamentales: el dinero, que tiene que ver con el consumo, estamos en una sociedad que en los últimos 20 o 30 años ―nos ha tocado esa sociedad, antes eran otras sociedades “dominadas por”― está dominada por el consumo, que tiene como consecuencia el dinero, adoramos el dinero porque tenemos un tema de estatus, de ser más, y sobre todo un tema de consumo.

Con esos dos principios que hoy día casi casi están inundando, están impregnando a la sociedad, esto de la libertad parece una cosa de la que ya casi ni se habla.

[Lee de nuevo en la diapositiva proyectada:] “Ciudadanos maduros, conscientes y participativos”: solamente desde la libertad se puede ser participativo, desde la libertad. Y esto es otra cosa que tiene que ver con la educación. Si a los niños desde pequeños, con 4, 5, 6, 7 años, les escucháramos mucho, serían y actuarían de forma diferente, más en equipos, más en grupos, que puedan expresarse, que puedan hablar de los temas de actualidad, que aprendan a respetar, que aprendan a responder, que aprendan a saber que no tienes por qué estar de acuerdo y por eso enfadarte, que simplemente tienes tus ideas.

Que sabes cómo piensan los demás... Que no tuviéramos problema en hablar de nuestros sentimientos, cosa que es un problema grave. Podemos tener un compañero de toda la vida al lado y no sabemos más que veranea en Lekeitio y que es del Athletic, pero no sabemos qué siente, no estamos educados a hablar de nuestros sentimientos. Eso parece que es lo tuyo, no tienes por qué contarlo, no tienes... ¡Poder sentir desde la libertad que sabes que te van a respetar!

[Continúa leyendo la diapositiva proyectada:] “La libertad necesita de ciudadanos maduros, conscientes y participativos. Es decir, de personas activas en lo social y con perspectiva comunitaria. Es la libertad fraternal donde no se impone ni se delega, se participa”.

Es lo contrario del miedo, que es otra de las claves que hoy inundan nuestra sociedad. Miedo a esto, miedo a lo otro, a lo otro, miedo desde pequeño, a las notas, miedo a los padres, a que te caigas. Vivimos en un mundo de miedo, me paso, no me paso, me ven, no me ven, se puede, no se puede... Es un mundo carente absolutamente de libertad. Claro, desde la libertad es difícil hacer eso.

[Lee otra diapositiva de la presentación]: “Cada persona es portadora de su propia propuesta, y la palabra es el vehículo que permite ponerse de acuerdo con otras personas que tienen también opinión sobre los asuntos que competen a todos por igual”.

Solo las personas libres pueden estar representando y diciendo lo que sienten, si no, lo que están diciendo es lo que sienten otros, lo que dicen otros, lo que les dictan.

Las personas libres no entramos fácilmente en ese juego de me dicen. Digo, no me dicen que diga. Tengo la mala suerte de que me encontrado con bastante gente que dice lo que le dicen que tiene que decir, pero poca gente que actúa en libertad.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco [vídeo].


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.











No hay comentarios:

Publicar un comentario