viernes, 5 de febrero de 2016

La sociedad es la que tiene que marcar el ritmo, siendo absolutamente creativos (Innoven, sus señorías)


Comparecencia de Koldo Saratxaga en el Parlamento VascoKoldo Saratxaga agerraldia Eusko Legebiltzarrean (Ver también: Experiencias ner 2014ner bizipenak 2014, cap. IV. Kap.)



En el mundo de la naturaleza, para que la cosecha exista, tiene que haber un buen cuidado de la tierra, unas buenas semillas. Esto tiene que ver con ir por delante. Luego, después de eso, y si tenemos sol y tenemos lluvia, tenemos cosecha. Lo que en la tierra no funciona —y llevo toda mi vida con mis huertos, nací en un huerto y sigo pasándome mis veranos descalzo en mi huerto— es intentar planificar la cosecha si no queremos forzar la tierra, que tiene que ver con la química, con los crecimientos, con la industrialización de la tierra... todo eso.

Yo quiero hablaros de cosas de que lo que hay que hacer es preparar a la sociedad, es la sociedad la que tiene que marcar el ritmo y no son las leyes hechas con el mundo del pasado, hace cuarenta años, veinte, diez, cuando los que lo estamos viviendo, los que tenemos que crear el futuro somos los que vamos estando, que son los que pueden haber estado hace cuarenta años y los que vienen.

Ese pasado, o sea, lo escrito: yo soy antinormas, soy un poco iconoclasta y un poco inconformista, por no decir mucho, y soy antinormas, antiprocesos y antiprocedimientos, pero ¿por qué digo esto? Porque creo tanto en las personas que cuando hay procesos y procedimientos, no hay creatividad. Las personas somos por encima de todo creativas, eso es una cosa natural que llevamos los humanos.

Si todo está procedimentado, y más en las empresas, donde he dedicado mucho tiempo de mi vida a no hacerlo como lo hace todo el mundo y —tengo que decirlo, ya me pongo yo alguna medalla, ¡no pasa nada!— me ha ido toda la vida bien y con los que he participado les ha ido toda la vida bien, es porque hemos ido siendo absolutamente creativos. Y de la creatividad sale la innovación. Pero si seguimos criterios ya redactados, procesos y procedimientos, los demás lo que hacen es hacer. Y los humanos somos, sobre todo, sentimiento… sentimos, pensamos y hacemos.

En el mundo de lo armado, en el mundo donde todo está diseñado por otros, las personas están para hacer, muy poquitas para pensar —y luego el día a día, lo urgente, no les deja ni pensar— y casi nadie para sentir y soñar. A mí me parece que eso es lo que no tenemos que hacer si queremos una sociedad que marque el ritmo, que marque las pautas y que marque lo que realmente quiere. Sobre esa base está lo que quiero contaros.

Koldo Saratxaga, comparecencia en la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco [vídeo].


Conocer más:

«Berritzea dagokizue, legebiltzarkideok», ner bizipenak 2014, IV. kapitulua.

«Innoven, sus señorías», Experiencias ner 2014, capítulo IV.











No hay comentarios:

Publicar un comentario