martes, 26 de abril de 2016

Innovación de la innovación con un NER, Nuevo Estilo de Relaciones (#innovacióndisruptiva) – Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Koldo Saratxaga


Minutos 1:40-5:46 de Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Charla de Koldo Saratxaga en la Universidad de Verano de Ziortza-Bolibar (VídeoAudio extraído de la charla en YouTube)




Transcripción

Esta gente me ha liado para venir aquí [Udako Unibertsitate Bolibartarra 2014] porque saben las cosas de las que yo hablo, de las que siento y las que llevo por las tripas.

Os voy a intentar contar algunas de mis inquietudes, de mis sentimientos, como decía… Yo soy de los que opinan que las personas somos sentimientos, pensamientos y lo que hacemos. Pero a la mayoría de las personas les dicen lo que tienen que hacer o “para qué vas a pensar, ya pienso yo que estoy arriba” y eso de transmitir sentimientos, desde pequeños no nos enseñan a compartir los sentimientos.

Y antes nos decían —supongo que por aquí también—, nos decían nuestros padres, “hijo mío, mejor, hablas poco; en boca cerrada no entran moscas y cuanto menos hables mejor”. Claro, con esa cultura que hemos ido haciendo, mucho menos encima vamos a contar nuestros sentimientos y nuestros pensamientos. Y eso yo creo que nos ha lastrado muchísimo —en mi manera de pensar— en la vida.

Porque somos eso que nos ha pasado, que me dicen lo que tengo que hacer y yo lo hago, y el de arriba que me mande que yo lo hago. Claro, arriba están poquitos y los demás somos la mayoría. Y este es el mundo en el que yo opino que la sociedad está tan parada, tan muerta, tan anquilosada, tan poco evolucionada, porque lo más importante, que es la educación, y precisamente esta relación con las personas, de sentir, de pensar, de ayudarnos, de no pasar del yo al nosotros, sino al todos, pues es de lo que venimos lastrados, y no nosotros, venimos nosotros y viene Europa.

Es una humanidad que está así, porque el mundo educativo no está absolutamente [en absoluto] desarrollado, no interesa a los que tienen el poder, pasan las décadas y los siglos y sigue siendo igual, hace un siglo, siglo y medio —hablaremos algo de eso, luego charlamos—, y es un poco lo que tengo inquieto aquí [se señala al estómago], lo que tengo escrito y lo que voy a compartir con vosotros, lo he compartido en otros sitios, lo he compartido con políticos, lo comparto con todo el mundo, y creo que lo que llevo en mis tripas lo digo si quiero…

Yo desde los 7 años sé lo que no quiero, sé lo que entiendo por libertad, sé lo que no me gusta, sé lo que no trago y sé muchas cosas de esas, desde los 7 años. Yo sabía que no me convencían, que no me ilusionaban, que no compartía tantas cosas porque “había que” ir por allí, pero jamás entendí que había una relación en la que fuéramos juntos, que me entusiasmara lo que hacía, y quizás por eso he dedicado mi vida a las personas, y no hablo de “he trabajado…” ni cosas de esas, sino de personas y personas además diferentes, como os quiero contar.

Este título [y señala hacia la diapositiva proyectada, en la que se lee “ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada”], que lo tenía desde hace tiempo puesto y que creo que es lo que es: “ideas para una sociedad” para desarrollarse, no para que crezca, venimos del mundo del crecimiento, del mundo industrial, del mundo de las multinacionales, el crecimiento como un tal, y si crecemos, ganamos todos y tenemos más y gastamos más y consumimos más, y vamos más rápido y tenemos más y quemamos más, y esta es un poco la dinámica de la que venimos.

Y lo cierto es que algunos —aquí se empieza a cuestionar casi todo el mundo que este no es el camino, pero resulta que hay tres cuartas partes de la humanidad que están con ganas de hacer eso, que son chinos, que son indios, que es Asia, que es África, con lo cual es que todavía no hemos llegado a nada de eso, somos en el fondo unos pocos los que hemos llegado a eso que son Europa, América, Japón, o sea, países occidentales, que nos estamos dando cuenta de que eso es un error, aquí todo el mundo piensa “por aquí no vamos bien”, “efectivamente, los valores”, “ahora que, no sé cuál”. Cuesta salir de esta dinámica que nos han creado, pero en el fondo, casi todo el mundo dice “¡qué verdad es!”. Eso, cuando tenía 15 o 20 años, no era ni motivo de conversación, pero claro, son millones, más otros doscientos mil millones que todavía no han salido de la China profunda y demás. El mundo está en esa dinámica que quizás algunos que teníamos que estar de vuelta, tendríamos que empezar a avanzar y hacer que esto cambie radicalmente.












No hay comentarios:

Publicar un comentario