martes, 31 de mayo de 2016

Eliminar las horas extraordinarias pagadas – Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Koldo Saratxaga


Minutos 40:19 a 41:45 de Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Charla de Koldo Saratxaga en la Universidad de Verano de Ziortza-Bolibar (VídeoAudio extraído de la charla en YouTube)




Transcripción

Esto es una mandanga que tengo metida entre ceja y ceja [señala de nuevo a la diapositiva, al texto que se muestra en la imagen más abajo], porque en mi vida lo he hecho, que es las horas extraordinarias.



Fomentar las alianzas empresariales que permitan una mayor proyección internacional. Uniones en base a conocimiento, mercados, relaciones, competitividad, etc., y no en base a producciones e instalaciones. Eliminar, por ética, por solidaridad y por estética, (ya vale) las horas extraordinarias pagadas en las organizaciones de todo tipo. Si son necesarias por servicio a clientes, que sean recompensadas. Compartir el trabajo existente para mitigar el paro actual.



En este país se meten cientos de miles de horas extraordinarias, y lo reconocen los gobernantes —no voy a decir nombres— más altos, lo reconocen los sindicatos a medias, porque no lo quieren decir, porque resulta que está prohibido por ley, pero yo como no creo en la ley, no digo lo de la ley, sino digo lo de la ética, en la ley no me meto.

La ley dice que no son más de 80 y hay gente que trabaja cientos y cientos de horas extraordinarias al año. Y luego, por otro lado, reivindicamos la conciliación social, familiar y etc.

Con lo cual, el paro que hay se reduciría a la mitad si todo el mundo trabajara las 8 horas que tiene que trabajar. Pero eso es una mandanga que está ahí, desde décadas y décadas, que nos ha venido y no hay quien se lo quite de encima, pero eso no es ni ético ni legal, y es uno de los temas más gordos que tenemos y debemos solucionar.

Y otra vez sale el egoísmo y se sabe lo que se sabe, y no se mete mano, porque molesta. A los empresarios les molesta meter mano a eso y los sindicatos no quieren porque aquel que está cobrando horas extraordinarias “a ver si me va a decir el sindicato que no”.

Por eso, cuando nosotros vamos diciendo no horas extraordinarias, allí donde vamos, mucha gente dice que no. Pero ¿tú no quieres vivir 8 horas tranquilamente? “Sí, pero no”. Entonces, esto, ¿qué pasa? ¿No será mejor que intentemos que ganes lo mismo trabajando 8 horas en vez de 12? “Sí, pero no me lo creo”. Eso es un problema, porque ya se ha acostumbrado a ese estilo de vida, a unos ingresos, a estar 12 horas fuera de casa, y a él le da lo mismo, pero es que de estos hay así [hace un gesto expresando muchos].












No hay comentarios:

Publicar un comentario