martes, 31 de mayo de 2016

Fomentar las alianzas empresariales – Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Koldo Saratxaga


Minutos 37:19 a 40:18 de Ideas para el desarrollo de una sociedad necesitada. Charla de Koldo Saratxaga en la Universidad de Verano de Ziortza-Bolibar (VídeoAudio extraído de la charla en YouTube)




Transcripción

Voy a hablar otra vez de estos temas [dice, señalando a la diapositiva proyectada], porque me identifica, luego pasamos a otros, y es el tema de las alianzas.

Una característica que tenemos los vascos es un poco como los mojones, ¿no?, vosotros que vivís en un pueblo: el “como me muevas la estaca, te pego dos tiros”. Y el juntarnos tu taller y el mío, “pero es que el mío es Ajuriabarrena y el tuyo no sé cuál, ¿qué apellido va a tener?, ¿y qué hemos hechos nosotros?, ¿y cómo te enseño todo lo que hemos hecho?, ¿y cómo nos juntamos? Casi mejor lo dejo y que se cierre”. Están cerrando docenas de ellos, de cientos y cientos, porque no son capaces de juntarse dos o tres uniendo fuerzas, uniendo conocimiento, uniendo relaciones, no uniendo máquinas, que ahora nos sobran. No, preferimos antes no sé qué que compartir con otro, o dejar morir mi nombre o que tú a ver si parece que me vas a comprar tú a mí y yo a ti; esto es algo que llevamos también en nuestro día a día y, sin embargo, aquí hay clarísimas oportunidades.

[Es] porque venimos de décadas de que, cuando las cosas iban bien, cualquier avispado montaba un taller por su cuenta y se dividía, y de esos hay así [hace un gesto expresando muchos]: no sé quién se va, no sé quién se ha ido, montaba un taller, para eso hemos muy sido [bravos], ha habido años muy interesantes en eso, pero que se han creado muchas pequeñas unidades que, en momentos como estos, pues como el mundo se ha globalizado y hay que ir por todo el mundo, si antes vendías a 500 kilómetros a la redonda como máximo, el que vendía, lo máximo era en los pueblos de alrededor, así empezamos, y claro, esto hay que cambiarlo.




Ya no es unir máquinas, ya no es unir producción, se produce en cualquier lugar del mundo y en cualquier lugar del mundo más barato que aquí, porque somos uno de los países más caros del mundo, Euskadi. Si unimos máquinas, ¡no hacemos nada!, máquinas se compran ahora por Internet, no hace falta ir a Alemania, a Japón o a China a verlas, las compras por Internet, con lo cual, las ventajas competitivas no están en la máquina, están en las personas, clarísimamente. No están en las manos, porque si estuvieran solamente en las manos… el chino, el indio, 20 veces menos; un indio “cuesta” 1 euro al día; nosotros, cuesta 24-26 euros al día una persona, 24 veces más. Y aquellos encima tienen hambre [con lo cual mueven las manos con más habilidad que tú las tuyas]. Aquí, hambre, hambre, el que más y el que menos ha estado hasta los 31-32 años en casa de la amatxu. Por ese camino no vamos a ningún lado, por ese camino no vamos a ningún lado.

¿Qué tenemos que hacer? Unirnos en conocimiento y en relaciones: “yo conozco en India clientes”, “yo tengo clientes en México”, “yo tengo un conocimiento de mecanizado que tú no tienes y nos podríamos complementar”… Es unir conocimiento y relaciones. Antes era producir, producir, producir. Eso ha pasado a la historia, está pasando a la historia, porque ahora hay que producir el mejor del mundo, antes era producir el mejor de tu entorno. Con lo cual, ahí hay un salto cualitativo importante que, solos y pequeños, nos cuesta mucho hacer. Esto tiene que cambiar si queremos salir adelante.












No hay comentarios:

Publicar un comentario