martes, 3 de mayo de 2016

Seres mágicos de carne y hueso, construyendo una sociedad diferente


Kaixo! ¡Hola!

Hay muchos —a nosotros nos parecen muchos y casi cada día conocemos a alguien/es más— interesados en esta forma de organización, gerencia y cultura que es un Nuevo Estilo de Relaciones: NER, por su sigla; Harreman Estilo Berri bat, en euskera, el idioma de la tierra en la que ha nacido. NER es la sigla comúnmente utilizada en ambos idiomas, euskera y castellano. A veces se ve o se escribe ner, con minúsculas; es por el nombre de ner group.

Entre los interesados en el NER, a veces vivamente —y hasta desesperadamente, parece alguna vez—, ha habido y hay periodistas, es decir, personas de uno de los sectores que mayores dificultades están afrontando en estos años desde el último trimestre de 2007. Personas en empresas periodísticas que ven en riesgo de ir a pique no solo su empleo, sino la empresa completa. Periodistas que se interesan en el NER como opción para su empleo y su empresa. En este blog pensamos también en la empresa periodística y sus personas, en su cambio organizacional pendiente.

¿Cómo se haría realidad? Como en todo proyecto, y como en cada proyecto que hoy avanza con su NER: con todas las personas. Y todo empieza cuando un proyecto se plantea cambiar. El motivo puede surgir pensando en las necesidades del presente o en las expectativas del futuro, como es el caso en esta crisis.

El debate y la reflexión para cambiar suelen plantearse en un pequeño grupo, el grupo de los propietarios, por lo general, ya que los propietarios son los únicos que tienen el poder de tomar decisiones según el planteamiento cultural organizacional vigente. Pero si las cosas empiezan así o de otra forma, a la hora de hacer realidad el cambio NER la decisión corresponde a todas las personas de un proyecto, previamente informadas y reunidas en asamblea para votar. Informadas conociendo experiencias del NER mediante visitas a proyectos de ner group y con lectura de libros (Los Libros de K2K) y artículos, vídeos de charlas, etc. Bueno, pues como es lo normal entre personas cuando queremos tomar una decisión en cualquier terreno: nos informamos y actuamos en consecuencia. “Todas las personas” en el lenguaje del NER es todas, desde la primera persona que sale al encuentro al cruzar el umbral de un proyecto (empresa) hasta la última que se encuentra “entre bambalinas” cuidando la logística interna, cerca de una puerta de servicio quizá encargada de trasladar residuos, e incluyendo a los becarios y los contratados temporales que encontremos por el camino.

En el gráfico a continuación puedes ver el nombre de todos los proyectos asociados como ner group, lo hemos tomado de la web de uno de ellos:




Claro que en el NER las votaciones no son como las que solemos hacer el común de las personas: vamos a las urnas, dejamos el voto y lo demás corre de cuenta de los votados, no, nada de eso en el NER, porque cuando se elige en asamblea emprender un proyecto con un Nuevo Estilo de Relaciones es como si cada uno nos votáramos a nosotros mismos para actuar, decidir, participar... ¡Ya ves, bienvenida, bienvenido visitante! Hasta emitir un voto es completamente diferente con un NER. Pero en buen sentido, ¿no te parece?

Desde ner group insisten mucho en que el NER no es un modelo. Cuando les oímos enfatizar en aclararlo, siempre pensamos que no debe haber muchos artistas en el NER porque si a un artista le hablamos de modelo, lo traduce por inspiración, no tanto por reproducción, y el resultado puede ser tan lejano aparentemente del modelo como se ve en algunos lienzos que ahora muestra la exposición del museo Guggenheim de Bilbao Panoramas de la ciudad: La escuela de París, 1900–1945. Mira a la izquierda uno de ellos, se titula Periódico y frutero.

Si no hay artistas, en NER hay en cambio numerosos profesionales que deben trabajar con sistemas de diseño 3D y seguir al pie de la letra los modelos así creados, sea en Lancor para fabricar un motor, en Panelfisa un tornillo, en estudio·k un edificio, en Ampo una válvula, en Icaza una distribución espacial, en Grip-on Tools una de sus tenazas ergonómicas... podríamos seguir y mencionar a casi todos. Para quienes trabajan a diario con este concepto de modelo, puede ser útil enfatizar en que el NER no un modelo 3D ni 4D.

Tener un pensamiento formal, es decir, que abstraiga formas (modos y maneras de proyectar, plantear, actuar...) es muy útil para aprovechar el NER, mucho más allá de entenderlo como “no modelo”, aunque no todo el mundo en el NER tiene esta capacidad. Ejemplo: el NER invita a pensar en el futuro en clave de acordar ideas y formas de realizarlas, por lo tanto, más en clave cualitativa que cuantitativa, y supeditando esta a aquella, siempre pensando en el futuro a medio-largo plazo, no tanto en la cosecha que viene ya. Con este patrón de pensamiento, se pueden señalar puntos débiles, de riesgo, como el que mencionábamos en uno de los post al comenzar el curso, refiriendo las previsiones de Repsol sobre el precio del petróleo al “modelo” de las populares cabañuelas. Bueno, no andan muy desencaminadas las cabañuelas, pero el caso es que las previsiones numéricas o cuantitativas establecidas así no tienen mucho que ver con un Nuevo Estilo de Relaciones y es en definitiva lo que compartimos. Sin embargo, para quien carece de pensamiento formal, esto no es hablar del Nuevo Estilo de Relaciones (NER), ¿Repsol?, ¿cabañuelas?

Por el contrario, para quien suscribe significa compartir un NER asimilado desde las tripas o entrañas. Es más, nos complace muchísimo que el NER pueda jugar el partido en todos los terrenos o pistas, que pueda conversar con todas las inquietudes. Es una muestra de su solidez, pero sobre todo de las infinitas posibilidades de los seres humanos, porque como han dicho desde el principio en K2K emocionando, un NER puede desarrollarse en cualquier parte donde hay personas y proyecto.

Para terminar hoy, queremos hacer extensivo el obsequio de Los Libros de K2K a todos los gobernantes y políticos, para que lean cómo avanzan al futuro unos cientos, o miles, de sus conciudadanos, cómo comparten, se comunican, se responsabilizan, se sienten libres... En especial los políticos y gobernantes vascos, de la tierra donde ha nacido el NER y existe mayoritariamente, podrán sentir que no anda desencaminado el eslogan con el que la Administración vasca se ha presentado en una exposición reciente: un país habitado por seres mágicos, y con el NER vemos que son ¡de carne y hueso! y están a nuestro lado, construyendo una sociedad diferente todos los días.













No hay comentarios:

Publicar un comentario