jueves, 23 de junio de 2016

un Nuevo Estilo de Relaciones (NER) Harreman Estilo Berri bat


Termina el curso 2015-2016 con una nueva presentación de “un” Nuevo Estilo de Relaciones, el NER, Harreman Estilo Berri “bat”, en euskera, idioma de la tierra donde ha nacido, Euskadi, el País Vasco. Tierra y gentes como para enamorarse, porque hay de qué —aunque solo fuera por esta maravilla del NER— y porque nunca se acaba de entender a los seres humanos cuando parece que algo inalcanzable forma parte de ellos —y todo esto, como en todas partes—. Así que por la vía intelectual no logramos la cercanía y la unión que nos nace tener, y será desde el corazón, los sentimientos.

Es lo mismo que ocurre, pero por motivos diferentes, con el NER, porque un NER es una oportunidad de crear y funciona cuando lo hacemos propio. Si lo sentimos, nos lo creemos y nos lleva, quizá como esos exoesqueletos con los que personas con lesiones medulares, atrofias y afines están pudiendo ponerse en pie y caminar.

Ahora, esta nueva presentación del NER es otra ocasión más de reflexionar, evaluar y tomar decisiones, la oportunidad de comienzo en unos aspectos, avance en otros, final en los demás. Es una presentación pensando en quienes tenemos un proyecto que sentimos nuestro, “el nuestro”, de “nuestra” vida. Será breve, unos apuntes para interrogarnos, en el próximo post, tras esta introducción más amplia.

Las llamadas “ofertas formativas”, dirigidas hacia todas las etapas de la vida, no acaban de formarnos para desarrollar un proyecto, independientemente de que nos aporten conocimientos, datos y destrezas. Buscamos y buscamos lo que nos falta y cuando lo encontramos, las piezas encajan y el engranaje empieza a funcionar. Algo así les habrá ocurrido a los proyectos unidos como ner group al conocer un Nuevo Estilo de Relaciones (NER); también a otras y proyectos en lugares más o menos distantes, que nunca tendrán la oportunidad de participar en ner group, pero reconocen al NER como aquello que estaban buscando y quieren para el desarrollo de sus proyectos. Después, siempre hay que pensar en qué motor tiene, qué le permite funcionar, etc., el proyecto nos roba continuamente los pensamientos y todo lo demás que somos. ¡Nada se hace solo, por generación espontánea!, todo lo hacemos las personas, asienta K2K emocionando en lugar destacado de su web:

«Edozein iharduera edo erronkaren atzean, pertsonak daude beti... eta pertsonak gara proiektuen arrakasta edo porrota erabakitzen dugunak.»

«Detrás de toda actividad o reto siempre hay personas... y las personas son las que determinan el éxito o fracaso de los proyectos.»


En este aspecto, hay que decir que a Koldo Saratxaga corresponde el liderazgo en la creación de un Nuevo Estilo de Relaciones (NER) y a la cooperativa Irizar, en Ormaiztegi, ser el proyecto que creó el NER, donde el NER tomó forma.


***


Afirma Koldo en una charla reciente que HarvardHarvard Business School, HBS— se presentó en Irizar para estudiar lo que allí se hacía después de que llevaban muchos años haciéndolo. Lo decía en son de queja, ¡ya es tópico exigir al mundo académico mayor conexión con la realidad!, con la diferencia en este caso de que se trata de un gran innovador pidiendo a una gran entidad académica mayor capacidad para identificar la innovación.

«En la Harvard Business School [...] no suelen ocuparse de temas menores y superficiales», su estudio del caso Irizar es «cosa seria», escribe Antonio Garrigues Walker en el prólogo al libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente. Decantar la «seriedad» del proyecto Irizar —y justificar la inversión en un nuevo estudio, al igual que la amortización de inversión que esto supone, en formar al investigador, entre otros— requirió para Harvard un tiempo, y para Koldo Saratxaga, la medida de este tiempo no es satisfactoria; merece la pena pensar en ello.

Sin embargo, aunque Harvard pudo haber llegado tarde a Irizar, llegó con una pregunta clave, no en vano la finalidad declarada de los casos en la Harvard Business School, HBS es crear y alimentar el debate: ¿Irizar será un proyecto basado en las personas sin el liderazgo de Koldo Saratxaga? Además de llegar con la pregunta precisa, Harvard la difundió de inmediato, publicando el caso Irizar in 2005. Esta inmediatez en compartir estudios e investigaciones es un factor diferencial de entidades académicas como Harvard, mientras que en las de menor estatus se ralentiza esta difusión, con las consecuencias consiguientes para el avance del conocimiento.

Hoy en día, Irizar se presenta de cara al público no desde su estructura o cultura organizacional, sino con resultados de su plan de negocio y con su modelo de empresa —por su actividad, de construcción de autocares y autobuses, y como marca, gran marca que es del Estado español, miembro del Foro de Marcas Renombradas Españolas—. Lo habrás visto en su web, en sus notas de prensa, en su canal en YouTube, etc.

No sabemos mucho de la vida organizacional de Irizar a partir de junio de 2005, cuando Koldo Saratxaga cumple su anunciado plazo al frente del Grupo Irizar. Pero, como estás viendo, bienvenida, bienvenido visitante, gracias al NER estamos hablando aquí de organizaciónorganización total totalmente diferente—, a la misma altura de los dos clásicos conceptos de «plan de negocio» y «modelo de empresa».

Organización total totalmente diferente, en contraposición a parches o cambios en determinados componentes o periodos en la estructura organizacional. Esta estructura es corrientemente la famosa pirámide jerárquica, fundada en que quien pone el capital ordena y manda de manera absolutista, y siempre tiene y retiene este «derecho», que, aunque sea sabido hay que hacerlo presente, lleva aneja la posibilidad de abuso como toda cuota de poder, en una situación de desigualdad entre quien tiene el poder y quien no lo tiene. Dejando aparte esta última situación, que es la excepción, en el sistema organizativo jerárquico unas pocas personas conducen gran parte de la vida económica de territorios y países, y la vida laboral de gran número de personas —vida laboral que equivale a una amplia cuota de la vida sin adjetivos—. Este planteamiento rudimentario, anticonocimiento, no solo se debe a sus protagonistas, sino además a la falta de alternativas con proyección de futuro. Y esta carencia es el espacio que llena el NER, independientemente de que lo hagan también otras propuestas que existan o vengan.


***


¿Cómo se abre paso la innovación organizacional del NER? ¿Cómo se sensibiliza a la realidad de la organización, del entramado de relaciones que sustentan una empresa, un proyecto? Porque cuando nos acogemos al modelo imperante, al que todos siguen, de unos mandar y otros a callar y hacer, sin alternativa posible conocida, no cuestionamos; al contrario, pensamos que es lo ordenado, que tiene que ser así… La convencional pirámide es como si fuera el sol o la luna, ¡está ahí y tiene que estar ahí!

Buscando y buscando una gestión más eficiente, un mejor modelo de empresa, un plan de negocio más competitivo, un dinamizador de las actitudes… algunas personas y organizaciones reconocemos la oportunidad del Nuevo Estilo de Relaciones (NER).

¿Qué es lo primero que encontramos? ¡Una innovación radical!: el NER no es un modelo organizacional, una cuadrícula, sino una forma de plantearnos la vida de una organización, un estilo. El NER está constituido por una suma de ideas, valores, elementos organizacionales, actitudes, etc. en espera de que los hagamos nuestros y nos sirvan para crear la nueva realidad que nos gustaría ser. Es un paso de gigante en la cultura empresarial acoger el concepto de «estilo» con la misma validez que el concepto de «modelo», con capacidad de reemplazarle, por lo tanto.

Aún no todas las personas del NER y cercanas son sensibles a esta innovación, no todos la visualizan y sienten, como hemos visto en el titular de este reportaje-noticia-nota de prensa con buenas noticias de la cooperativa Ampo, en Idiazabal. Seguramente que Ampo, cuando hace años acudió a Koldo Saratxaga, buscaba una gestión de éxito, el secreto del «milagro Irizar», un modelo de funcionamiento eficaz y eficiente, una herramienta definida, y se encontraría con que Koldo Saratxaga afirma que no hay recetas ni modelos, que hay unos valores e ideas y unos elementos organizativos que los traducen, y que todo ello se asume en las tripas, como forma de cultivarnos personal y organizativamente; que no hay modelo de gestión, en una palabra, sino un estilo. Pero el mencionado titular de prensa pasa graciosamente sobre este aspecto.

¿Cómo explicamos el factor diferencial de estilo o estructura de organización y su valor añadido respecto a plan de negocio y modelo de empresa? Sencillamente dicho: el estilo organizacional es lo que hace que «anden» o no anden tanto el plan de negocio como el modelo de empresa, lo que hace que pasen de ser papel a ser realidad. ¿Qué lugar se da a las personas en el plan de negocio que se presenta al banco?, ¿y en los llamados modelos de empresa? El medio ambiente, el producto, la acción social son los mantras hoy en día. ¿En qué banco cuentan la ilusión como un recurso? Sin embargo, es uno de los más grandes; sin ilusión, somos balones desinflados, inútiles para el terreno de juego. Pero vamos al banco o a la Administración de turno, dejamos el plan de negocio y salimos orondos y satisfechos pensando que hemos hecho los deberes de diseñar un proyecto. ¡Es nuestro reduccionismo de todo al poderoso caballero don dinero y a don poder de ordenar y mandar!

Así que, cómo no emocionarnos al conocer el NER, su aportación de un desarrollo avanzado del factor que, en último término, es el que lleva a cabo los mencionados plan de negocio y modelo de empresa: el papel de las personas. Si lo primero es olvidar el convencionalismo «modelo organizacional», lo siguiente que nos aporta el NER tiene un impacto de mayor alcance: las personas son la clave, TODAS las personas, con mayúsculas «todas». La organización es sus personas y la meta es pasar a ser un proyecto basado en las personas con un Nuevo Estilo de Relaciones.

En esta sociedad en la que vivimos, aun teniendo la suerte de haber nacido en el primer mundo, se viven situaciones que nos muestran cuánto hay por hacer para ser de verdad sociedad y de verdad humanos. Desde este punto de vista, el NER es un regalo, el regalo de poder realizar las buenas intenciones y hasta los sueños.

En el siguiente post —el martes próximo— vamos a hacer un breve recorrido por los 13 elementos del NER; solo pinceladas, en nuestra trayectoria en la que el NER y nosotros nos vamos haciendo, evolucionando. No hay puntos finales ni opción de abarcar por completo el NER o alguno de sus componentes, ¡están en continua evolución! Todo lo que verás reflejado puedes conocerlo ampliamente en las experiencias publicadas en Los Libros de K2K, que puedes descargar libremente en su web y leer desde tu eBook, ordenador, smartphone, etc. o imprimir y leer en papel, o bien solicitar un ejemplar impreso.

Hasta el martes, pues, y nos anticipamos a desearte un muy buen fin de semana, asteburu on!












No hay comentarios:

Publicar un comentario