miércoles, 22 de febrero de 2017

Jornada de 8 horas / Jornada de responsabilidades realizadas



¿Sinfonía o jazz? Koldo Saratxaga y el modelo Irizar.
Un modelo basado en las personas
(Fragmento del capítulo 3)


«En teoría tenemos la obligación de trabajar ocho horas. Esta obligación es en realidad un marco de referencia ya que lo realmente importante que las responsabilidades del equipo queden realizadas. El tiempo depende de algunas variables que pueden surgir, tanto por el propio trabajo y sus incidencias, motivadas por cuestiones propias del vehículo concreto de que se trate, de los proveedores, de necesidades del cliente no previstas, de ausencias de compañeros, reuniones que surgen... Tienen libertad y responsabilidades para todo esto. Las correcciones necesarias también forman parte de nuestras responsabilidades. Por otro lado, si todo va bien puede suceder que las horas necesarias no lleguen a ocho. No nos preocupa, como objetivo, la permanencia física entre cuatro paredes; lo que nos interesa es la aportación realizada, lo creado para Irizar y para su persona.

»Controlar la entrada y salida de una persona es fácil, un tanto costoso y nada efectivo.»











No hay comentarios:

Publicar un comentario