miércoles, 1 de marzo de 2017

«Desde cualquier modelo se puede hacer una gran labor a la hora de compartir con personas un proyecto. Al final, consiste en creer en la gente que aporta sus capacidades, que te ofrece su ilusión, que cuenta con valores... y todo eso no hay por qué compartirlo de una manera jerárquica»



¿Sinfonía o jazz? Koldo Saratxaga y el modelo Irizar.
Un modelo basado en las personas
(Fragmento del capítulo 3)


«Siempre nos han dicho que el mundo cooperativo es de una manera, pero luego cuando conoces sus interioridades te das cuenta de que no es lo que desde fuera parece. Las cooperativas no dejan de ser empresas, lo que llamamos proyectos, en los que hay que competir, hablar de productividad, de mercados, de resultados, de economía... Y todo eso forma parte de un mundo competitivo, aparentemente estigmatizado por la economía y por el egoísmo, el corto plazo y el hacer lo que sea necesario para tirar para adelante, por el todo vale. Y eso ocurre dentro de todas las organizaciones empresariales, de las cooperativas y de las sociedades anónimas. Ahora tengo claro que desde cualquier modelo se puede hacer una gran labor a la hora de compartir con personas un proyecto en el que puedan disfrutar, en el que sea posible crear, en el que las personas puedan relacionarse de una manera diferente y en el que se pueda aportar y luchar por la sociedad como en cualquier otro ámbito económico, político, social.

»Vaya a donde vaya, las ideas básicas son las mismas. Por suerte hemos tenido oportunidades de aplicar nuestro modelo en varios continentes. Siempre estamos hablando de llevar a la práctica ideas, no de copiar recetas.

»Creo que me ha ayudado el no haber tenido un apego especial a nada material, creo que eso ha sido fundamental. No siento ningún temor a la pérdida de la silla, del cargo, al futuro personal, a la dependencia de un ingreso mensual que me coarte mi libre pensar y hacer. En ese sentido estoy siempre muy tranquilo de que nunca me va a faltar el qué hacer o dónde participar. Creo que es importante que como unidad familiar no nos falte nunca lo necesario, pero lo necesario es bastante relativo sobre todo en esta opulencia del llamado primer mundo. En lo que concierne a mi familia y a mis hijas, he intentado inculcarles la idea de que no es lo material lo más importante en esta vida.

»Al final, consiste en creer en las personas que te rodean. Nunca he percibido bien, como comentábamos al principio de nuestra charla, los mandatos de los de arriba, pues no han coincidido generalmente con mi manera de ver las cosas. Por eso mismo, me quedan dos caminos; o integrarme en la cadena para ser uno más, situación en la que nunca me he encontrado cómodo, o salirme de ella en cuanto se me ha privado de la libertad suficiente para ser yo mismo. Y así te integras en proyectos en los que no es necesario creer en la jerarquía, sino en la gente que aporta sus capacidades, que te ofrece su ilusión, que cuenta con valores... y que todo eso no hay por qué compartirlo de una manera jerárquica.

»El sistema imperante de ordeno y mando creo que constituye una pérdida brutal de energía, de energía intelectual y emocional. Por el contrario se trata de poner en común lo que llevan las personas en el cerebro, en el corazón y en las entrañas, en el estómago. Tengo muy claro que el conocimiento surge de la experiencia y por eso me parece siempre una perfecta locura el no dar oportunidades a las personas.

»Hay personas que son muy capaces intelectualmente, que tienen grandes aptitudes, pero que son frías. Hay otras que son muy emocionales, que son aptas para trasmitir ilusión, de unir, de compartir, aunque, tal vez, sean menos inteligentes. Y nos quedan esas otras personas, todo terreno, con motor propio, que se entusiasman con todo lo que les permite crear; que deciden, que arriesgan. Si toda esta energía que está dispersa la mayoría de las veces, la juntamos para colaborar en equipos capaces de marcarse sus propios retos, se crean torrentes de energía que pueden lograr que cualquier proyecto sea un éxito, tanto en el corto como en el largo plazo, generándose grandes ventajas con respecto a los competidores. Fuentes de energía que pueden hacer que este proyecto, como ha sido así hasta ahora, crezca y cree riqueza.»











No hay comentarios:

Publicar un comentario