miércoles, 15 de marzo de 2017

«No proyecto nunca el futuro mirando el pasado, sino a partir de la experiencia creada por haber vivido intensamente ese pasado»



¿Sinfonía o jazz? Koldo Saratxaga y el modelo Irizar.
Un modelo basado en las personas
(Fragmento)


«Difícilmente podrás encontrar una empresa que haya sido más creativa, más imaginativa y más decidida [que Irizar]. Lo tremendo del caso es que esa actitud, este modo de ser, no debe terminar nunca. Irizar debe seguir siendo más innovadora que en el pasado si quiere tener garantizado de futuro y mantener todos sus centros de actividad actuales.

»En este momento somos capaces de fabricar un autocar en otro continente, con exactamente la misma calidad, ponerlo en el puerto de Bilbao, con sus ciento veinte metros cúbicos de volumen y ser más barato que otro producido en Ormaiztegi, País Vasco. [...]

»China y Brasil ya están en el mercado, y pronto será India: las tres grandes potencias y los demás países del área asiática, menos importantes, pero que ya están ahí anunciándonos su presentación. Aunque estos están, todavía, despertando, cuando lo hagan va a ser una verdadera locura. Y los años pasan y las personas que tienen veinte o treinta años se van a encontrar con una situación muy delicada para llevar esto adelante. Me refiero a toda la industria en general.

»Va a ser muy difícil continuar con muchas de las actividades que hay en Europa, en España, en el País Vasco , en las próximas dos décadas. No nos engañemos, hay organizaciones pequeñas y grandes, que continúan con los mismos esquemas básicos de funcionamiento de hace dos, tres décadas.

»[Veo el futuro] Muy complicado y muy interesante, a la vez. Hay que ser muy imaginativo, creativo, y desde luego que considero que las empresas que ya están en apuros, o mantienen un modelo tradicional, en un par de décadas desaparecerán.

»Ya he comentado que no proyecto nunca el futuro mirando el pasado, sino a partir de la experiencia creada por haber vivido intensamente ese pasado. Pero si miramos el pasado, cada uno en su entorno, tal vez quince o veinte años, comprobará que ni lo reconoce, que no lo puede solapar ni comparar con el presente. En este periodo la evolución tecnológica ha sido extraordinaria y ya vemos a dónde hemos llegado en productos y servicios como consecuencia de las demandas del mercado.

»Tenemos que ser conscientes del país que nos ha tocado vivir, de su posición económica y de desarrollo, así como de su presencia en el mercado exterior. No nos engañemos, estábamos a la cola de Europa, teníamos todo por hacer, vinieron las multinacionales, recibimos los fondos comunitarios...

»Ahora las tecnologías evolucionaran más rápidamente que en el pasado; también tenemos mejor base, ya hemos ocupado espacios fuera de nuestras fronteras, pero no vamos a tener ayudas, y hay dos o tres mil millones de habitantes en los países emergentes que no competían con nosotros y que comienzan a hacerlo. El lado positivo es que estos dos o tres mil millones de personas también comienzan a consumir.

»No cabe duda de que es un mundo lleno de oportunidades, para quien sepa aprovecharlas.»











No hay comentarios:

Publicar un comentario