miércoles, 12 de abril de 2017

Koldo Saratxaga: «Sugerencias para un nuevo, una nueva Lehendakari»



Este artículo de Saratxaga, fechado el 30 de septiembre de 2012, se publicó el 5 de octubre de 2012 en todas las ediciones de El Diario Vasco y El Correo. Responde a una petición de colaboración en la tribuna de opinión «Carta al próximo Lehendakari».



«Con un tanto de atrevimiento y más de experiencia que aporta la pasión con que uno las vive, me voy a permitir añadir estas notas a las muchas que ya debe tener.



»a) No os rodeéis solo de personas que conocéis de siempre, de personas que ya forman parte de vuestro entorno profesional o amistoso. No aceptéis, en las nuevas responsabilidades desde las que vais a decidir, a aquellas personas que os aconsejan diciendo que son trabajadoras y de confianza. No es suficiente con el voluntarismo y el buenismo, y mucho menos con el servilismo.

»Hoy más que nunca, se necesitan (esto es un tópico) personas i+i+i.

»Personas inquietas que no se acomodan, que no quieren lo mismo todos los días, personas que están con las antenas siempre puestas, personas que circulan por caminos poco transitados, es decir, personas que incomodan a quienes no quieren inquietudes, personas que a su vez no quieren organizaciones rutinarias y anticreativas.

»Personas inconformistas, que no dan por válido lo primero logrado, ni lo primero escuchado, personas que no aceptan retos que no motivan, que no ilusionan, que no crean, personas que tienen motor propio, personas que expresan su malestar con ese entorno que se pliega al poder y el buen vivir, que respetan pero no admiten superiores, que no creen en los cargos y los títulos, y sí en valorar lo que suma y crea, aún más si es para el conjunto de la Sociedad.

»Personas iconoclastas que se cuestionan todo y a todos, y están en una permanente innovación y creación, en una permanente nueva visión de futuro, personas que reclaman libertad para ellas y para los demás. Personas que te acompañen en el que debiera de ser uno de los compromisos más radicales como es el de la absoluta transparencia, tanto en la actividad política como en la institucional y de gestión de todo el gobierno e instituciones.



»b) No dejéis en segundo plano, o bien para el partido con el que hay que pactar (ha sucedido en varias legislaturas), la enseñanza-educación, mucho más relevante para el futuro de un país que la responsabilidad en economía, en industria o interior.

»Este país, Euskadi, Euskal Herria, será diferente, de verdad, en veinte años si invertimos en una enseñanza-educación que no trate a los niños como productos de año natural, según nacimiento, sino como seres únicos que son, que ponga al alumno por delante de la asignatura y su jerarquización, que no priorice la lectura y los números en sus primeros y mejores años, que evite la obsesión por las evaluaciones estandarizadas.

»Pensemos que la enseñanza en masa se creó, tras la Revolución Industrial, para responder a los intereses económicos dirigidos por Europa y Estados Unidos.

»Ahora es momento de desarrollar el pensamiento creativo y no licenciados para las empresas. Una enseñanza-educación que en libertad aporte ciudadanos maduros, conscientes y participativos. Un proceso en el que lo educacional aparezca en todos los niveles y cuyas bases reúnan elementos de la naturaleza, la filosofía, las ciencias y la historia. Personas para integrarse en la sociedad.



»c) Predicad con el ejemplo. No es fácil entender por qué todo lo tenéis que tratar a base de declaraciones espontáneas y poco meditadas a los medios de comunicación. Por qué la necesidad de ser protagonistas permanentes, revolviendo los mismos temas, que cansan y aburren a la mayoría de las personas (solo mirad el atractivo que en general inspira la clase política), y no tratáis lo mucho importante y preocupante que acontece, sentados alrededor de una mesa de la que os levantéis y comuniquéis cuando se haya llegado a un consenso aplicable y, al mismo tiempo, coherente con lo prometido a la sociedad en vuestros programas.

»Creo de vital importancia que desde la Administración se cree una dinámica comunicativa y pedagógica con la ciudadanía. Dejemos de tratarla como gente que no quiere que le molesten o que no entiende de qué van los temas. Dejemos de salir a la plaza y calles solo en época de elecciones, en época de pelear por el poder. Esto ha servido durante las últimas décadas, pero tiene toda la pinta de estar tocando a su fin, para algo han pasado tres generaciones.



»d) Ayudar a las organizaciones empresariales y al nacimiento de nuevos proyectos es y será vital para mantener un mínimo bienestar social y una convivencia en paz. Ayudar no quiere decir café para todos, no quiere decir cuatrocientos euros por nacimiento y también para la nieta de Botín.

»Quiere decir ayudar a quienes tienen proyectos donde reinan la ética y la transparencia (no son tantos), donde las personas son actores y no títeres o marionetas posicionados en un organigrama centenario, donde no se hinchen unos pocos a meter horas extras cuando hay docenas de miles en paro de larga duración, donde las personas, también las llamadas obreros o empleados, participen no solo trabajando la tierra y sembrando, sino también en la cosecha y su reparto, donde la comunicación, libertad y responsabilidad van de la mano, como un reto que lograr.

»En este nuevo estilo se pueden crear organizaciones focalizadas en el cliente, con todo lo que conlleva, y en la eficiencia, lo cual permitirá un desarrollo humano sostenible y no un crecimiento económico injusto y agresivo, como ha venido siendo habitual.



»e) No creáis que solo la exportación nos sacará de la falta de actividad que nos atenaza, pensando que si Alemania tira, todo irá mejor. Mejor sí, pero no lo suficiente. Estoy pensando en ese más de 80% de personas que trabajan en Pymes. Exportamos poco más de un 30% y casi un 50% se va para el Estado, con una galopante tendencia a la baja. Debemos potenciar la exportación y tener organizaciones tractoras, por supuesto, pero debemos importar menos sobre la base de crear una capacidad mayor de servicio a partir de mejorar exponencialmente la innovación y la eficiencia.

»Para ejemplo nos sirve conocer que lo que comemos en este país tiene una procedencia media de 4.000 km. ¿Por qué no podemos ser competitivos contra tanto intermediario y tanta logística? Porque las llamadas empresas no funcionan como una piña. Querer es crear, es poder.



»f) En la función social, tanto por el lado de lo comentado de la enseñanza-educación como por la necesidad de lograr cotas de bienestar social comparables con las de países como Suecia, tenemos una portentosa oportunidad de crear empleo y satisfacer a la mayoría de los ciudadanos. Qué bonito sería escuchar del próximo lehendakari que “queremos ser la referencia europea en cotas de bienestar social en cinco años”.



»Koldo Saratxaga

»K2Kemocionando

»30-09-2012»












No hay comentarios:

Publicar un comentario