lunes, 15 de mayo de 2017

Irizar crea escuela



¿Sinfonía o jazz? Koldo Saratxaga y el modelo Irizar.
Un modelo basado en las personas
(Fragmento)


«Sin duda recuerdas una frase lo que le dijo el gato a Alicia (…en el País de las maravillas) cuando estaba perdida en el bosque: “Si no sabes a dónde vas, ningún camino te llevará allí.”

»Nunca he creído en los planes a largo plazo, ni en las estrategias muy definidas, ya lo he anticipado.

»En mi opinión la mejor manera de predecir el futuro consiste en inventarlo permanentemente. Es necesario imaginar dónde quieres llegar y dedicar los esfuerzos necesarios en esa dirección y no malgastarlos en otra. A partir de aquí hay que ser perseverante y focalizar la acción en la visión compartida. En esto creo que tengo algunas habilidades innatas porque creo que soy capaz de visualizar el futuro que me gustaría y luego resulta muy difícil desviar mi energía de esa dirección. Visualizo con mucho detalle lo que pretendo y por tanto no me resulta agotador el lograrlo. Tengo facilidad para imaginar la realidad y por tanto de volverla a vivir.

»Es por esto por lo que la mayor parte de mi tiempo debo dedicarla a conseguir que la mayor parte de las personas hagan suya la visión que nos una, a lograr que sea un proyecto compartido. En muchas empresas coexiste verdaderamente una dirección por objetivos, sino una dirección con objetivos personales sin tiempo para compartirlos.



»La capacidad de riesgo de las organizaciones tiene mucho que ver con el éxito. Hemos hablado de visualizar el futuro. El mundo esta lleno de oportunidades. Es imprescindible aprovechar lo inesperado y transformarlo en una oportunidad. Sí, aprovechar las épocas turbulentas, las sorpresas que nos depara el entorno en función de ese adónde queremos llegar.

»Este puede ser un buen momento para comentarte una estadística que he estudiado: se calcula que por lo menos un 75 % de los fracasos humanos no pueden atribuirse a la falta de aptitud o de capacidad, sino a una actitud inadecuada. Esto demostraría que aporta más la parte emocional al éxito de las personas que la parte intelectual. La conclusión es clara, si la mayoría de las personas no conoce el éxito es porque abandona demasiado pronto.



»No resulta fácil que cientos de personas interioricen lo esencial del proyecto, como son la visión y el estilo de relación para caminar hacia el éxito. Queremos una relación basada en el trabajo en equipo. Venimos de la cultura de la independencia, cada uno trabaja y hace por su lado o de la dependencia del jefe que indica lo que hay que hacer. Debemos lograr la mutua dependencia entre seres independientes con voluntad de conectarse en base a intereses comunes, conscientes de que pueden obtener ventajas trabajando juntos. En el fondo es algo natural. Nuevamente es necesario resaltar la necesidad de la confianza entre los miembros del equipo.

»Tengo la suerte de comprobar, muy a menudo, dicha confianza en los muchos equipos existentes en los proyectos en los que participo. Una de las formas que más me gusta para crear un equipo es animando a una persona con la idea original, primera y dejar que sea ella la que complete, con personas de su confianza, el resto.

»La total responsabilidad que pretendo que asuman los equipos es, precisamente, demostrándoles una total confianza y siendo consciente de los muchos errores que se pueden cometer, aunque reconozco que llevo mal que los errores se repitan.

»Además del tiempo que dedicamos internamente a desarrollar nuestros pensamientos, dedicamos también mucho tiempo adicional a compartir nuestras experiencias con más de ocho mil personas al año, explicándoles lo que estamos haciendo.



»Solemos decir que no hay que copiar lo que nosotros hacemos, ni muchísimo menos. Porque, como decía antes, si cada uno tiene su proyecto, su visión, tiene que defenderlo. La cuestión es que si sientes el proyecto, lo puedes iniciar e intentar llevarlo adelante; en otro caso no, porque al ser un proyecto basado en las personas, si no te consideras cerca de las personas, cómodo con ellas, si no te comunicas bien, resultaría muy difícil ganarte la confianza necesaria.



»Y todo ello requiere de un liderazgo capaz de generar esa confianza, que posibilite canalizar y transformar energías, que consiga que se sienta el proyecto en las entrañas.

»Ser líder significa, entre otras cosas, tener la oportunidad de crear algo diferente e importante en la vida de quienes permiten ser liderados. El verdadero líder sirve a los demás, pero no se sirve de esas personas. Estas son algunas de las definiciones de liderazgo con las que me identifico. No puedo entender cómo se puede liderar sin sentir, es cuestión de estilo de vida, de sentimientos. Jamás lideraría un proyecto en el que no creo. Si este proyecto Irizar se convirtiera en otra cosa pues..., personalmente me puedo amoldar a ciertos cambios, pero si traspasaran un límite en el que ya no creo, iría a rastras, forzado y no dudaría en cambiar de aires. Creo en aquello de que “La vida no es un problema a resolver, sino un misterio a experimentar”.



»Me tomo mucho tiempo, más de lo que la gente que me conoce cree, para decidir sobre las ideas innovadoras que tienen que ver con la orientación del proyecto. Como comentábamos, no paro de dar vueltas a las nuevas ideas hasta que consigo visualizar su evolución en el tiempo. Necesito sentir para poder trasmitir, para poder compartir. Bill Gates suele decir que adoptar una decisión a largo plazo no requiere genialidad, pero sí dedicación. Es mi caso, le dedico muchas horas a pensar sobre el futuro y me siento cómodo.

»El momento de que los demás lo vean no siempre es fácil..., captar y asumir las nuevas ideas, los cambios en este modelo, ya de por sí novedoso y experimental. No me refiero a los procesos internos, a operaciones especiales en los mercados, segmentación de productos,... también esto lo comentamos, pero hay muchas personas que de estas cuestiones tienen más capacidades que yo, por supuesto.

»De lo que hablo son de ideas que implican cambios, que afectan a todas o a muchas personas en su responsabilidad o en sus nuevas relaciones. Lo procuro tratar con mucho mimo y después de haberlo madurado profundamente. Es algo así como que me corresponde plantar un árbol en un sitio visible y compartir el por qué y el para qué y lograr que ha continuación los demás puedan podar o hacer injertos y entre todos lograr un desarrollo armonioso del árbol.

»Considero que el éxito o el fracaso de las nuevas iniciativas que supongan cambios no está nunca en la estrategia, en la organización o en los procedimientos, sino en la nueva orientación que requiera el comportamiento de las personas. Es necesario lograr el cambio en los sentimientos más profundos de quienes se vean afectados. Y esto exige de una comunicación activa.»













No hay comentarios:

Publicar un comentario