miércoles, 21 de junio de 2017

«Me siento un líder erizo»



¿Sinfonía o jazz? Koldo Saratxaga y el modelo Irizar.
Un modelo basado en las personas
(Fragmento)


«He leído muchas y muy diferentes maneras de definir el liderazgo. Lo último ha sido la definición de Jim Collins que dice lo siguiente: “Los líderes de compañías excelentes son humildes”. Y sigue; “Pese a lo que se piensa, las compañías buenas han pasado a excelentes con líderes humildes, sencillos y disciplinados y una cultura de libertad y responsabilidad, no de obediencia”.

»Collins utiliza a dos animales, el erizo y el zorro, como figuras retóricas para identificar a dos tipos de directivos y a dos modos de gestionar empresas. Dice que el erizo es un animal disciplinado y sencillo que no sabe muchas cosas pero que si se concentra en una con profundidad llega a donde quiere llegar, mientras que el zorro, es un animal vivo y sofisticado que se concentra en los detalles. Utilizando estas figuras llega a la conclusión de que las organizaciones excelentes tienen, a diferencia de las buenas, un erizo en la cúpula. Según él, “Las firmas excelentes han sido disciplinadas, han sabido mantener la presión y el esfuerzo y han pensado siempre primero en el quién y después en el qué”.

»Los líderes erizos construyen excelentes empresas reduciendo miles de elementos a una sola idea constante y consciente. Pero el erizo no puede hacer nada grandioso sin pasión.

»Las empresas magníficas mantienen una cultura de libertad y responsabilidad donde se comparte todo. Las personas de esas organizaciones no tienen empleo, sino responsabilidades. Estas compañías tienen unos valores que se preservan en el tiempo y unas prácticas que van cambiando.

»No siempre encuentro ideas con las que me sienta identificado, pero siento que esta es una de estas ocasiones: me siento un líder erizo.»











No hay comentarios:

Publicar un comentario